15 de noviembre de 2017

Knock out: Marie Antoinette vs The Beguiled


Marie Antoinette, de 2006, y The Beguiled, estrenada recientemente en Colombia, son dos películas que tienen mucho en común: son ambientadas en el pasado, la primera en Francia en el siglo XVIII, y la segunda en Estados Unidos en el siglo XIX, la actriz Kirsten Dunst hace parte de sus repartos, y ambas historias son narradas desde la mirada de sus mujeres protagonistas, bajo la batuta de su directora Sofia Coppola. 

Golpe 1

Marie Antoinette:

La música es el elemento que saca a esta película del estándar de cintas históricas, otorgándole vigencia a la realidad que cuenta y generando mayor empatía entre el público y su personaje principal, pues la mezcla entre canciones populares del new wave y el post punk británico con el guión, que es cercano a la intimidad de su protagonista, le da el toque humano que le hace falta a algunos retratos de la realeza.

The Beguiled:

Un reparto pequeño, pero compuesto por importantes actores como Nicole Kidman, Colin Farrell, Kirsten Dunst y Elle Fanning, es suficiente para generar emociones en el público con su construcción de los personajes. Además de este buen nivel, su mera presencia genera un gran atractivo en el público que busque ver una película dramática. 


Golpe 2

Marie Antoinette:

El esfuerzo de la producción por recrear el vestuario de la época fue recompensado con un Premio de la Academia para Milena Canonero, la diseñadora que estuvo detrás de todo el despliegue de elegancia en la cinta. Los trajes, peinados y accesorios de estética barroca son un ejemplo de la cultura superficial de sus personajes, quienes buscaban siempre ostentar su riqueza. 

The Beguiled:

A pesar de que habla de guerra, de silencio y clandestinidad, Sofia Coppola consigue presentar esta historia con gracia. La coquetería sutil de las jóvenes que se encuentran por primera vez cerca de un hombre como el cabo McBurney, y la seducción tímida de sus maestras le dan unos momentos muy entretenidos al público, que se disfrutan, nuevamente, por lo cercano de las situaciones a la realidad. 



Golpe 3

Marie Antoinette:

El Palacio de Versalles. La directora y su equipo de producción tuvieron acceso a esta épica locación que además de tener toda la estética de la época, es el mismo lugar en el que la reina austriaca pasó sus cortos años de reinado, antes de ser ejecutada en 1793. Ningún otro escenario habría sido el apropiado, y esta fue una verdadera hazaña para acercar al público a la realidad.

The Beguiled:

Con luces que se cuelan entre las hojas de los árboles, tonalidades que llegan a darle un toque de fantasía a los exteriores, y claroscuros que aumentan el suspenso dentro de la casa, el diseño de fotografía genera muchas emociones que se contrastan con la trama y fortalecen el mensaje de cada situación de la película.