Ir al contenido principal

LOS MISTERIOS INSONDABLES DE LA VIDA


The theory of everything narra un breve fragmento de la vida del reconocido científico Stephen Hawking, cuenta cómo el joven brillante se transforma en genio, mientras se enfrenta a la enfermedad que lo condena a una silla de ruedas y por la cual le han pronosticado dos años de vida.

La cinta, dirigida por James Marsh, es ante todo, una historia de amor, el relato de cómo Hawking (Eddie Redmayne) descubre a su primera esposa Jane (Felicity Jones) y, entre ambos, comprueban que, más allá de las respuestas a las preguntas más importantes del universo, hay misterios insondables, como el big bang que se experimenta al ver los ojos de la persona amada o cómo la singularidad del tiempo y del espacio cambia con un beso.

El relato biográfico, nominado en la categoría de Mejor Película en los premios Oscar 2014-2015, se mueve a un buen ritmo, que engancha fácilmente, por medio de una acertada puesta en escena y una fotografía impecable que logran que el espectador viaje en el tiempo en las diferentes etapas de la vida de los protagonistas.

Sin embargo, lo más destacable del film es la fuerza interpretativa de sus dos personajes principales, especialmente Redmayne -probable ganador de la categoría al Mejor Actor-, el joven británico tiene la casta de sir Laurence Olivier, Peter O’toole, Anthony Hopkins y todos los más grandes del Reino Unido. 

Ese talento lo demuestra en cada secuencia, desde el preciso momento en que Hawking se percata que no puede sostener una taza de café en sus manos pero trata de asirse a la mujer de su vida con toda la fuerza de su alma.

Pero el clímax de su actuación se da cuando la enfermedad ha reducido al científico a la mínima expresión física, y ni siquiera cuenta con la voz para comunicarse, ahí Redmayne logra que el gesto, inexpresivo por la parálisis, refleje el dilema de su existencia y la genialidad de su mente.

Por su parte, Felicity Jones pone en escena a una mujer sacrificada que ama pero sufre, que trata de resistir ante la adversidad pero, al final, saca a relucir la debilidad de la naturaleza humana.

La teoría del todo, como se conoce en el mundo hispano, pierde fuerza en su desenlace, quizás porque su conflicto principal se resuelve de una manera apresurada y porque los actores secundarios no están a la altura de los protagonistas, aun así, es una buena película, especialmente para aquellos que alguna vez han pensado que existe una fórmula física para la vida, una ecuación matemática para resolver la probabilidad de la felicidad, una hipótesis sobre los misterios del amor o una teoría para explicarlo todo. 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

The Wolf of Wall Street

Leonardo Dicaprio en un papel en el que demuestra todas sus destrezas como actor, un personaje que atraviesa varias etapas, desde la gloria absoluta hasta la decadencia y el fracaso. Una historia de cómo un negocio subió como una espuma de sexo, drogas y dinero, y cayó en picada, dejando una nube de polvo. Martin Scorsese, director de este filme, tuvo una gran producción, recreando mansiones, automóviles, orgías y fiestas, impactando a los espectadores con la cantidad de lujos y derroche que ostentaron los personajes en la vida real. No obstante, Scorsese se extendió de más, dándole mucho espacio al festejo, dejando la trama central para después de la primera hora, es decir, que el clímax de la actuación de Dicaprio llegue mucho después del inicio de la película. Un negocio bien planteado, el éxito de toda una compañía que se desvaneció, por los excesos de sus miembros, pero que sigue siendo un ejemplo de habilidad, por lo que su personaje principal merece ser exalt

Sin novedad en el frente

Por Carlos López. Quizás una imagen del infierno resulte más apacible que las secuencias de batalla que con suma dureza son retratadas en la película alemana Sin novedad en el frente (2022). Esta nueva adaptación de la novela del mismo nombre cuenta cómo el joven e ingenuo Paul Bäumer decide enlistarse en el ejército alemán, obnubilado por la emoción de alcanzar la gloria y defender el honor de su país, porque para él y sus tres amigos combatir en el frente occidental de la Gran Guerra es una aventura, unas vacaciones para demostrar la valentía del pueblo liderado por el káiser, aunque pronto se percata que la realidad es cruenta, dolorosa y horrenda.  En las trincheras no hay gloria, hay fango, sangre, frío, ratas, mierda. No hay honor,  solo el afán de sobrevivir, de no caer ante las balas que zumban entre las detonaciones. Tampoco hay gloria, la lucha no es entre héroes, ni siquiera entre generales, es entre muchachos inexpertos que disparan a la nada, fingiendo gallardía, a pesar

Coco, para no olvidar

Cuenta la tradición mexicana que el Día de Muertos es la única noche del año en la que nuestros ancestros fallecidos tienen la oportunidad de visitarnos. Sus espíritus cruzan un umbral mágico cubierto de hojas, para ver cómo está la familia, compartir las más deliciosas viandas y luego retirarse. Pero para que las almas no tengan problema en llegar, los vivos debemos construirles un altar con sus fotografías, ofrecerles flores, velas, vasos de agua, sus comidas preferidas y todas aquellas cosas que amaron en vida. Si no ponemos sus fotos, si las hemos olvidado, no podrán cruzar, estarán condenadas a desaparecer en la eternidad. En Coco, la más reciente película de la exitosa alianza Disney-Pixar, se abordan los elementos más representativos de esta tradición para contarnos la historia de Miguel, un niño de 12 años que sueña con ser cantante, a pesar de que su familia le tiene prohibido cualquier contacto con la música, debido a un evento que sucedió hace muchos años. Entonces,