Ir al contenido principal

Azul oscuro casi negro


"- Es tener la sensación de que siempre hay algo en medio.
- ¿En medio de qué?
- De lo que quiero".


¿Alguna vez has sentido que la vida conspira contra tus sueños? ¿Alguna vez has pensado que no hay salida, que los problemas te desbordan y has querido mandar todo al carajo, porque nada de lo que planeaste salió como lo esperabas? 

Si la respuesta es sí, entonces seguramente el personaje de Jorge, en la cinta española Azul oscuro casi negro, será un buen referente para tu vida. 

La película plantea un escenario desesperanzador. El destino tergiversa los objetivos de cada uno de los personajes, burlándose de lo que planean, y los lleva a un desenlace donde no existe un final, solo tres puntos suspensivos que te recuerdan que -quieras o no- la vida continúa... sigue... e incluso tiene tintes funestos.

El filme cuenta la historia de Jorge (Quim Gutiérrez), un muchacho que se vio forzado a heredar el trabajo de su padre, como portero de un edificio, cuando esté sufrió un colapso mental que lo perdió para siempre en las tinieblas de la demencia. 

Insatisfecho, sin una madre en quien asirse y con su hermano mayor pagando una condena en la cárcel, debe velar por el bienestar de su progenitor, mientras trata de alcanzar sus aspiraciones, algunas tan sencillas como comprar un traje azul oscuro casi negro, en el que el personaje representa todos sus sueños. 

Sin embargo, como él mismo lo dice en uno de los diálogos, hay algo que siempre se le atraviesa. La muchacha -de la que ha estado enamorado toda la vida- no le corresponde de la manera que él quisiera; es rechazado de cuánto empleo se presenta, su padre lo desprecia, y su hermano Antonio quiere aprovecharse de él.

Cuando este último (Antonio de la Torre), se da cuenta de que es estéril le propone que sea él quien engendre su hijo, ya que la novia, que también está presa, quizás no espere a que se realice un tratamiento de fertilidad. Entonces, al conocer a Paula (Marta Etura), Jorge inicia una extraña relación que le demuestra que, como dice Mick Jagger, "no siempre puedes conseguir lo que quieres, pero si lo intentas algunas veces encontrarás lo que necesitas".

Para destacar, la dirección de Daniel Sánchez Arévalo es impecable: sus encuadres simétricos y la relación entre el sonido y la intención de cada secuencia dan cuenta de una gran sensibilidad artística, sin falsas pretensiones consigue inundar la pantalla de una melancolía que abre un vacío en la boca del estómago y propicia una sensación muy parecida a la tristeza.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Una cosecha extraña y amarga

  Por Camila Caicedo Billie Holiday fue una reconocida cantante de jazz estadounidense que, a pesar de los prejuicios raciales de la primera mitad del siglo XX, logró cautivar a un público diverso: negros, blancos, hombres y mujeres, que la adoraban al verla pisar el escenario. Sin embargo, Billie estaba en la mira del FBI, por culpa de su canción más famosa, Strange fruit, la cual describe cómo eran los linchamientos de afroamericanos, en esa época, los cuales no eran condenados por el Estado, y la convirtieron en una víctima de la censura y la persecución federal, hasta el final de su vida.  The United States vs. Billie Holiday es la película que relata, a través de diversas vivencias de la cantante, la manera en que esta fue acosada por la policía, a partir de finales de la década del 40 y hasta 1959, cuando falleció por cirrosis, con esposas en el tobillo e incriminaciones judiciales.  En sus primeros minutos, esta propuesta, disponible en Prime Video, relaciona al espectador con l

Carpe Diem: Alguna razón para vivir

@kalosw Toda su vida Joe Gardner ha soñado con ser una estrella del jazz. A sus 40 años lo único que ha conseguido es ser maestro provisional en una escuela donde los muchachos carecen de pasión por la música. Trata de inspirarlos, no lo consigue. Su vida transcurre en torno a esa rutina tediosa, abúlica que se esfuma entre bostezos.  La situación cambia el día en que recibe dos noticias, primero le proponen vincularlo de tiempo completo a la escuela: más dinero y estabilidad laboral a cambio de lo que considera anclarse definitivamente a un empleo sin gracia. Segundo, un viejo alumno lo invita a presentar una prueba para tocar el piano con una de las grandes estrellas de la música jazz en el ambiente neoyorquino, Dorothea Williams. Acepta y frente ella, Joe entra en un estado de trance mágico, la manifestación de su talento en el máximo nivel, así que es contratado para tocar esa misma noche. Al menos por una vez podrá demostrar ante el público el gran músico que es y, quizás, dar el

Tragar

Por Camila Caicedo La vida perfecta o la soledad disfrazada de perfección. Pareciera que, para la mujer, la vida de cuento de hadas casi siempre está acompañada de largos suspiros mirando al infinito, con nada más que vacío a su lado. Eso se hace evidente en numerosas producciones que exploran la zozobra de la apariencia, para después explotar en mil pedazos, como una olla a presión que no resiste más. Swallow, de 2019, es una película en la que la belleza femenina contrasta con la frialdad de los espacios. Hunter, una joven casada con el heredero de una fortuna, pasa los días aislada en su lujosa casa, mientras espera la hora de la cena para ver a su marido. Al quedar embarazada, podría haber cumplido con todas las metas que se esperan de una esposa tradicional, sin embargo, esto desencadena en ella una manía: tragar elementos no comestibles, como tachuelas, pilas o clips, para sentirse poderosa.  Carlo Mirabella-Davis es el director de esta cinta estadounidense, la primera que dirige