Ir al contenido principal

Azul oscuro casi negro


"- Es tener la sensación de que siempre hay algo en medio.
- ¿En medio de qué?
- De lo que quiero".


¿Alguna vez has sentido que la vida conspira contra tus sueños? ¿Alguna vez has pensado que no hay salida, que los problemas te desbordan y has querido mandar todo al carajo, porque nada de lo que planeaste salió como lo esperabas? 

Si la respuesta es sí, entonces seguramente el personaje de Jorge, en la cinta española Azul oscuro casi negro, será un buen referente para tu vida. 

La película plantea un escenario desesperanzador. El destino tergiversa los objetivos de cada uno de los personajes, burlándose de lo que planean, y los lleva a un desenlace donde no existe un final, solo tres puntos suspensivos que te recuerdan que -quieras o no- la vida continúa... sigue... e incluso tiene tintes funestos.

El filme cuenta la historia de Jorge (Quim Gutiérrez), un muchacho que se vio forzado a heredar el trabajo de su padre, como portero de un edificio, cuando esté sufrió un colapso mental que lo perdió para siempre en las tinieblas de la demencia. 

Insatisfecho, sin una madre en quien asirse y con su hermano mayor pagando una condena en la cárcel, debe velar por el bienestar de su progenitor, mientras trata de alcanzar sus aspiraciones, algunas tan sencillas como comprar un traje azul oscuro casi negro, en el que el personaje representa todos sus sueños. 

Sin embargo, como él mismo lo dice en uno de los diálogos, hay algo que siempre se le atraviesa. La muchacha -de la que ha estado enamorado toda la vida- no le corresponde de la manera que él quisiera; es rechazado de cuánto empleo se presenta, su padre lo desprecia, y su hermano Antonio quiere aprovecharse de él.

Cuando este último (Antonio de la Torre), se da cuenta de que es estéril le propone que sea él quien engendre su hijo, ya que la novia, que también está presa, quizás no espere a que se realice un tratamiento de fertilidad. Entonces, al conocer a Paula (Marta Etura), Jorge inicia una extraña relación que le demuestra que, como dice Mick Jagger, "no siempre puedes conseguir lo que quieres, pero si lo intentas algunas veces encontrarás lo que necesitas".

Para destacar, la dirección de Daniel Sánchez Arévalo es impecable: sus encuadres simétricos y la relación entre el sonido y la intención de cada secuencia dan cuenta de una gran sensibilidad artística, sin falsas pretensiones consigue inundar la pantalla de una melancolía que abre un vacío en la boca del estómago y propicia una sensación muy parecida a la tristeza.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

Gladiadores con raqueta

Cambiar la historia del tenis era la misión de Björn Borg y John McEnroe, cuando llegaron al campeonato de Wimbledon, en 1980. Si ganaba, el primero alcanzaría ese título por quinta vez consecutiva, todo un hito para su carrera deportiva, en la que ya ostentaba el puesto número 1 del ránking de la época, con tan solo 24 años. Por su parte, McEnroe, la estrella en ascenso, llegaba con la misión de obtener por primera vez la copa de ese torneo, y era visto por la prensa especializada y el público como el único capaz de arrebatarle la gloria a su rival sueco. Ese camino, desde su aterrizaje en Londres, hasta el partido final, recordado como uno de los más sublimes de la historia del tenis, es enmarcado por el director Janus Metz, en la cinta Borg-McEnroe, un thriller que traslada el suspenso a la cancha, y que convierte a ambos deportistas en personajes merecedores de una historia en pantalla grande. ‘El Hielo’ y ‘El Fuego’, como fueron llamados en distintos medios de c