Ir al contenido principal

El despertar sexual femenino nominado al Oscar


Por Camila Caicedo.

El afán por no convertirnos en la última en perder la virginidad es algo con lo que muchas nos identificamos y podemos recordar de nuestra adolescencia. El misterio por saber quién es el indicado, si la siguiente oportunidad será la definitiva o si somos muy anticuadas por no arriesgarnos es una bruma que envuelve a muchas mujeres, cuando se ve al sexo como una conquista para la madurez. 

Esa búsqueda desesperada y cómica es el eje principal de My Year of Dicks, el cortometraje animado nominado al premio Oscar, dirigido por Sara Gunnarsdóttir y creado por Pamela Ribon, con base en su experiencia personal de encontrar la persona adecuada para tener relaciones sexuales por primera vez. 

A través de cinco capítulos, que se ven fácil y agradablemente en 25 minutos, se presentan vivencias relacionadas con la traga, la decepción y los nervios de dar el siguiente paso que experimenta Pam, su protagonista, mientras interactúa con varios personajes, que incluso nos pueden llevar a evocar memorias o sensaciones de incomodidad y gracia que vivimos en el pasado. 

Su animación es encantadora, porque además de que permite percibir muy bien los movimientos y expresiones faciales de los personajes, muestra siempre representaciones de los sentimientos, sensaciones y fantasías de la joven, lo que, personalmente, me hizo reír y me llevó a ponerme en sus zapatos.

También, resalto cómo se emplearon algunos clips caseros de la autora, grabados en 1991, para dar fidelidad a esa historia real y compartida. Así mismo, el uso del color para crear un efecto de iluminación en las ‘locaciones’ oscuras.

My Year of Dicks es una propuesta innovadora de seguir explorando el universo femenino con humor y honestidad, a partir de escenarios como los cortos y la animación. Me alegra, sin duda, que la Academia le haya brindado un espacio, y tengo la esperanza de escuchar ese nombre polémico, que incluso causó curiosidad en las nominaciones, antes de recibir una ovación y una figura dorada. 

Aquí pueden verlo:  

My Year Of Dicks (2022) from Sara Gunnarsdottir on Vimeo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La justificación de la maldad

En el año en el que los fanáticos de las películas de superhéroes esperaban el cierre del Universo Cinematográfico de Marvel, una película con diez veces menos presupuesto ratificó que la esencia del cine está en el contar una buena historia, más allá de cualquier consideración técnica o despliegue millonario: el Joker. Por una rara enfermedad, Arthur Fleck no puede parar de reír, lo que podría considerarse como una gran ventaja para alguien que trabaja como payaso. Sin embargo, su risa no es de alegría es un lamento por una vida donde solo ha primado el dolor y la tragedia.  Responsable de una madre enferma, sin una figura paterna de referente, atrapado en un trabajo donde nadie lo toma en serio, víctima de la crueldad de los indolentes, Arthur se aferra a la cordura a través del servicio de beneficencia pública donde encuentra alguien que lo escucha y lo medica, mientras en su vida diaria solo sueña con llegar a ser un cómico famoso capaz de hacer feliz a los demás. 

Cuando el realismo mágico se toma la pantalla

Para evitar el desalojo injusto de la pensión en la que habita, un grupo de inquilinos se une en una misión quijotesca: irse, abandonar el predio, aceptar el desahucio pero con la casa a cuestas. Siguiendo el ejemplo del caracol, demostrarán que, aunque muchas veces las batallas están perdidas de ante mano, lo más importante es dar la pelea para mantener con vida lo más sublime del espíritu humano: la dignidad. Catalogada como una de las mejores películas colombianas de todos los tiempos, La Estrategia del Caracol es una historia entrañable, que atrapa, gracias a un guión construido con la destreza de un artesano, pues no deja vacíos en su concepción, tanto así, que los detalles reflejan aquello que hizo inmortal a la literatura del nieto del coronel de Aracataca: el realismo mágico. La cinta, que fue rodada en 1993, está impregnada de eso, de la fabulosa realidad colombiana. Un niño, que intuyendo su muerte, se la pasa conversando solo, alejado de los demás, sin jugar,