Ir al contenido principal

Carol, el nombre de un romance prohibido

 En la época de Navidad de 1952, dos mujeres cruzan sus miradas en un almacén por departamentos. En el ambiente prima una química misteriosa, que lleva a que ninguna evada a la otra, como si desde siempre se hubieran conocido, como si el destino las hubiera signado para adentrarse en un universo de detalles sutiles y pasiones prohibidas.

Todd Haynes, el director estadounidense, es el ojo detrás del lente que presenta esta historia, en la película Carol, de 2015. Desde el inicio, su dirección se encarga de retratar una relación tabú, ubicando la cámara en la distancia para darle a los espectadores el rol de espías, que siguen con su mirada fisgona la privacidad de dos mujeres sugerentes.

A través de vitrinas, ventanas y detrás de otros elementos del paisaje, son narradas las situaciones más íntimas de los personajes, en el que dos etapas de la vida femenina se cruzan.

Cate Blanchett, ganadora de dos Oscar, y Rooney Mara, nominada en dos ocasiones a los Premios de la Academia, son las protagonistas de la cinta. Ambas logran magníficas interpretaciones, pues consiguen transmitir fielmente las emociones por las que transitan las protagonistas.

Blanchett interpreta a Carol, una mujer madura, sin temores de mostrarse como es y con total conciencia de su sexualidad. Por su parte, Mara es Therese, la joven que se descubre ante el juego seductor, demostrando el temor de probar algo nuevo, pero sin ninguna duda de tomar el riesgo.

El panorama familiar de Carol expone a un esposo frustrado en la tarea de reconquistar a su esposa, que sufre por no ser amado y que prefiere irse por el camino de la manipulación, fulminando su confianza como madre.

El machismo de la época se hace presente en varios detalles, en especial, cuando las decisiones de las mujeres se ven minimizadas por las de sus parejas, llevándolas a imponerse, a pesar del juzgamiento al que están expuestas.

La historia, basada en la novela homónima de Patricia Highsmith, muestra fielmente la época de los 50’, el diseño de producción  acierta, al poner el contexto social de este enamoramiento que se desarrolla sin que nada se salga de la cotidianidad. Solo son dos  cómplices que hablan de sus vidas.

Los detalles de la escenografía son seductores, agregan belleza a cada minuto de la película, terminando en un cóctel conmovedor de drama y romance, con encanto visual, que nunca es exagerado, que atrae y convence, en cada parpadeo.


Durante 118 minutos, el relato fluye con facilidad, es contemplativo pero no lento, es sólido, pero no aburre es contundente, pero no previsible, todo ello hace de Carol una gran película, quizás la mejor que ha llegado este año a la cartelera nacional.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La asistente

El escándalo estalló en octubre de 2017, más de 80 mujeres señalaron a Harvey Weinstein, uno de los hombres más influyentes de Hollywood, de haberlas acosado, agredido o violado sexualmente.  Durante 3 décadas, Weinstein solía aprovecharse de su posición dominante en las productoras Miramax o The Weinstein Company para invitar a jóvenes actrices o modelos a una habitación de hotel u oficina con el pretexto de discutir de posibles papeles en nuevas películas, pero les exigía masajes o relaciones sexuales para darle un impulso a sus carreras, cabe anotar que las mujeres que se negaron desaparecieron del radar de las nuevas producciones.  Luego de que varios de los medios de comunicación más importantes en Estados Unidos dieran a conocer los hechos, Weinstein fue despedido de su propia compañía, aunque toda la industria conocía de sus prácticas desde hacía mucho tiempo, incluso antes de que salieran a la luz pública.  Gracias a las mujeres que se atrevieron a denunciar, en todo el mundo o

La reivindicación de la lucha

Por Camila Caicedo. En 1968, Fred Hampton era el carismático líder del partido Black Panther Party, en Chicago, Illinois, que contaba con un séquito de seguidores fieles, convencidos de su lucha y dispuestos a cuidar de su líder para salvar a su gente.   Con una personalidad tan fuerte libre en la calle, hablando de cerca con la gente segregada por el Estado, el FBI no se sentía seguro, y con su pensamiento racista predominante, estaba dispuesto a hacer lo que fuera para disolver el movimiento, por lo que tener un infiltrado que les diera la pista para acabar con ‘la fiesta’ era su mejor opción.     Judas y el mesías negro es la película del director estadounidense Shaka King, en la que relata el momento en que el asaltador William O’Neal se convirtió en un informante de la Policía del estado de Illinois, que logró hacer parte del grupo de guardaespaldas de Hampton, mientras que revelaba sus movimientos al agente Roy Mitchell.  El personaje de O’Neal, interpretado por Lakeith Stanfield

La liberación de la risa

Por Camila Caicedo En una época en que las mujeres estaban relegadas a ser amas de casa perfectas, esposas y madres dedicadas, Miriam ‘Midge’ Maisel, una joven neoyorquina que cumple con todos esos estándares, descubre que tiene un gran talento para la comedia de stand up, motivada por su prematuro divorcio. Para aprender mucho más sobre el negocio y dejar de lado ese mundo de cuento de hadas, clase alta y sumisión, se une a Susie Myerson, una ruda empleada de un bar, que se convierte en su representante, para así iniciar juntas una carrera, pese a que el hecho de ser mujer y trabajar en la noche, haciendo reír, no luzca muy bien, a finales de los 50. A partir de esta premisa, The Marvelous Mrs. Maisel, serie de Amazon Prime Video, estrenada en 2017, se encarga de resaltar a la independencia femenina y a la determinación como factores cruciales, no solo para sobrevivir a una ruptura, sino también para encontrar una voz propia, en un tiempo en el que aturdía el silencio. La guionista y