Ir al contenido principal

Carol, el nombre de un romance prohibido

 En la época de Navidad de 1952, dos mujeres cruzan sus miradas en un almacén por departamentos. En el ambiente prima una química misteriosa, que lleva a que ninguna evada a la otra, como si desde siempre se hubieran conocido, como si el destino las hubiera signado para adentrarse en un universo de detalles sutiles y pasiones prohibidas.

Todd Haynes, el director estadounidense, es el ojo detrás del lente que presenta esta historia, en la película Carol, de 2015. Desde el inicio, su dirección se encarga de retratar una relación tabú, ubicando la cámara en la distancia para darle a los espectadores el rol de espías, que siguen con su mirada fisgona la privacidad de dos mujeres sugerentes.

A través de vitrinas, ventanas y detrás de otros elementos del paisaje, son narradas las situaciones más íntimas de los personajes, en el que dos etapas de la vida femenina se cruzan.

Cate Blanchett, ganadora de dos Oscar, y Rooney Mara, nominada en dos ocasiones a los Premios de la Academia, son las protagonistas de la cinta. Ambas logran magníficas interpretaciones, pues consiguen transmitir fielmente las emociones por las que transitan las protagonistas.

Blanchett interpreta a Carol, una mujer madura, sin temores de mostrarse como es y con total conciencia de su sexualidad. Por su parte, Mara es Therese, la joven que se descubre ante el juego seductor, demostrando el temor de probar algo nuevo, pero sin ninguna duda de tomar el riesgo.

El panorama familiar de Carol expone a un esposo frustrado en la tarea de reconquistar a su esposa, que sufre por no ser amado y que prefiere irse por el camino de la manipulación, fulminando su confianza como madre.

El machismo de la época se hace presente en varios detalles, en especial, cuando las decisiones de las mujeres se ven minimizadas por las de sus parejas, llevándolas a imponerse, a pesar del juzgamiento al que están expuestas.

La historia, basada en la novela homónima de Patricia Highsmith, muestra fielmente la época de los 50’, el diseño de producción  acierta, al poner el contexto social de este enamoramiento que se desarrolla sin que nada se salga de la cotidianidad. Solo son dos  cómplices que hablan de sus vidas.

Los detalles de la escenografía son seductores, agregan belleza a cada minuto de la película, terminando en un cóctel conmovedor de drama y romance, con encanto visual, que nunca es exagerado, que atrae y convence, en cada parpadeo.


Durante 118 minutos, el relato fluye con facilidad, es contemplativo pero no lento, es sólido, pero no aburre es contundente, pero no previsible, todo ello hace de Carol una gran película, quizás la mejor que ha llegado este año a la cartelera nacional.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas