Ir al contenido principal

Knock out: Marie Antoinette vs The Beguiled


Marie Antoinette, de 2006, y The Beguiled, estrenada recientemente en Colombia, son dos películas que tienen mucho en común: son ambientadas en el pasado, la primera en Francia en el siglo XVIII, y la segunda en Estados Unidos en el siglo XIX, la actriz Kirsten Dunst hace parte de sus repartos, y ambas historias son narradas desde la mirada de sus mujeres protagonistas, bajo la batuta de su directora Sofia Coppola. 

Golpe 1

Marie Antoinette:

La música es el elemento que saca a esta película del estándar de cintas históricas, otorgándole vigencia a la realidad que cuenta y generando mayor empatía entre el público y su personaje principal, pues la mezcla entre canciones populares del new wave y el post punk británico con el guión, que es cercano a la intimidad de su protagonista, le da el toque humano que le hace falta a algunos retratos de la realeza.

The Beguiled:

Un reparto pequeño, pero compuesto por importantes actores como Nicole Kidman, Colin Farrell, Kirsten Dunst y Elle Fanning, es suficiente para generar emociones en el público con su construcción de los personajes. Además de este buen nivel, su mera presencia genera un gran atractivo en el público que busque ver una película dramática. 


Golpe 2

Marie Antoinette:

El esfuerzo de la producción por recrear el vestuario de la época fue recompensado con un Premio de la Academia para Milena Canonero, la diseñadora que estuvo detrás de todo el despliegue de elegancia en la cinta. Los trajes, peinados y accesorios de estética barroca son un ejemplo de la cultura superficial de sus personajes, quienes buscaban siempre ostentar su riqueza. 

The Beguiled:

A pesar de que habla de guerra, de silencio y clandestinidad, Sofia Coppola consigue presentar esta historia con gracia. La coquetería sutil de las jóvenes que se encuentran por primera vez cerca de un hombre como el cabo McBurney, y la seducción tímida de sus maestras le dan unos momentos muy entretenidos al público, que se disfrutan, nuevamente, por lo cercano de las situaciones a la realidad. 



Golpe 3

Marie Antoinette:

El Palacio de Versalles. La directora y su equipo de producción tuvieron acceso a esta épica locación que además de tener toda la estética de la época, es el mismo lugar en el que la reina austriaca pasó sus cortos años de reinado, antes de ser ejecutada en 1793. Ningún otro escenario habría sido el apropiado, y esta fue una verdadera hazaña para acercar al público a la realidad.

The Beguiled:

Con luces que se cuelan entre las hojas de los árboles, tonalidades que llegan a darle un toque de fantasía a los exteriores, y claroscuros que aumentan el suspenso dentro de la casa, el diseño de fotografía genera muchas emociones que se contrastan con la trama y fortalecen el mensaje de cada situación de la película.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

Gladiadores con raqueta

Cambiar la historia del tenis era la misión de Björn Borg y John McEnroe, cuando llegaron al campeonato de Wimbledon, en 1980. Si ganaba, el primero alcanzaría ese título por quinta vez consecutiva, todo un hito para su carrera deportiva, en la que ya ostentaba el puesto número 1 del ránking de la época, con tan solo 24 años. Por su parte, McEnroe, la estrella en ascenso, llegaba con la misión de obtener por primera vez la copa de ese torneo, y era visto por la prensa especializada y el público como el único capaz de arrebatarle la gloria a su rival sueco. Ese camino, desde su aterrizaje en Londres, hasta el partido final, recordado como uno de los más sublimes de la historia del tenis, es enmarcado por el director Janus Metz, en la cinta Borg-McEnroe, un thriller que traslada el suspenso a la cancha, y que convierte a ambos deportistas en personajes merecedores de una historia en pantalla grande. ‘El Hielo’ y ‘El Fuego’, como fueron llamados en distintos medios de c