Ir al contenido principal

La menos favorita de Lanthimos




La reina Ana Estuardo gobernó Inglaterra, y fue la primera monarca del Reino Unido, entre 1702 y 1714. Era una mujer frágil e insegura, debido a que la enfermedad y la desventura invadieron su vida desde muy joven. Perdió 17 hijos, la mayoría nacidos muertos, y enfrentó algunos conflictos familiares antes de ascender al trono, tras la muerte de su cuñado.

Para mantener la estabilidad y tomar decisiones, Ana siempre recurrió a terceros, en especial a su amiga Sarah Churchill, una mujer imponente y sagaz, a quien nombró duquesa de Marlborough, y quien fuera su aliada, tanto para temas coyunturales como para masajes y celebraciones.

Sin embargo, con la llegada de Abigail Marsham a palacio, una joven de actitud complaciente y servicial, el corazón de la reina Ana se dividió en dos, provocando que ambas mujeres iniciaran una disputa sin precedentes por convertirse en la favorita.

Con una mezcla de realidad y ficción, el director griego Yorgos Lanthimos presenta esta historia en su película más reciente, The Favourite, que aspira a diez premios de la Academia, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.

El humor negro que lo caracteriza le sirvió para presentar a estas tres mujeres complejas, con personalidades fuertes y definidas, así como toda la elegancia recargada de la monarquía de la época, el derroche de lujos y las aficiones extravagantes.

Olivia Colman, quien interpreta a la reina Ana, y que aspira al Óscar a Mejor Actriz, logra transformarse en una mujer cambiante, emocional, aterrada, necesitada de afecto, caprichosa y deprimida. Su actuación es un sube y baja de sentimientos, en el que consigue captar el arribismo de su clase, pero también su falta de preparación para gobernar. Por esta actuación, Colman obtuvo la Copa Volpi del Festival de Cine de Venecia.

Por su parte, Rachel Weisz y Emma Stone, Sarah y Abigail respectivamente, adquieren un nivel de relevancia tal como el que posiblemente tuvieron sus personajes en la vida real, en medio del reinado de Ana. En el transcurso de la película se nota su capacidad para manipular a la reina y su rivalidad, por lo que no pierden oportunidad de sabotearse mutuamente.

Ambas actrices están nominadas en la categoría Mejor Actriz de Reparto, aunque quizá tiene más posibilidades Weisz, que hace una interpretación convincente de una mujer autoritaria y consciente de ser el poder detrás de la corona.

La fotografía es otro de los elementos destacados, pues muchas de las escenas fueron filmadas únicamente con luz de vela, lo que aporta al contexto de la realeza antigua, luce muy bien en sus escenarios, resalta detalles como el vestuario, maquillaje y peinado, así como los instantes de mayor tensión. También, se utilizó el lente ojo de pescado, lo que permite tener una visión monumental de los espacios.

En cuanto al estilo de Lanthimos, es evidente que esta es la primera película que no es de su autoría, ya que no es totalmente fiel a la identidad cinematográfica que ha construido, a lo largo de su carrera. Aunque se mantiene desenfadado, y aborda temas como la venganza o la homosexualidad, hacen falta más situaciones bizarras, aterradoras y críticas, hecho que seguramente jugó a su favor para llamar la atención de la Academia, que aún se muestra temerosa para premiar realidades tan brutales como las de Dogthoot o The Lobster.

Al ser la primera nominación del griego en la categoría de Director (fue nominado, en 2010, a Mejor Película Extranjera), es muy probable que se le abran nuevas puertas en reconocimientos populares, ojalá que con menos prejuicios, y otorgándole también mayor publicidad a su filmografía.

The Favourite no es la mejor película de Yorgos Lanthimos, pero sí una de las más completas de esta temporada de premios. Es una fuerte contendora en rangos de actuación, y quizá podrá causar algunas sorpresas en categorías técnicas y de guión.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un acto sincero de bondad...

Por @kalosw Jesper es un joven holgazán y apático. A pesar de ser el heredero de una importante compañía del servicio postal no le interesa prepararse para manejar el negocio, así que su padre decide enviarlo a Smeerenburg, una isla en el círculo polar ártico, donde deberá instalar una oficina de correo y entregar, en el transcurso de un año, 6.000 cartas, de lo contrario no recibirá un solo centavo de la fortuna familiar.   Acostumbrado a comer en bandeja de plata y a dormir entre sábanas de seda, Jesper descubre que Smeerenburg es un pueblo gris, sin alegría, donde dos clanes, los Ellingboe y los Krum, están en conflicto desde tiempos inmemoriales, siendo tal la rivalidad que ni siquiera los niños son mandados a la escuela para que no se mezclen “con los engendros de los enemigos”.  En esa isla apartada del mundo, repleta de vecinos iracundos, helados, distantes y violentos, trata de ingeniárselas para cumplir con su misión, pero cada vez que lo intenta fracasa, pues a nadie le inter

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas

Untarse de pueblo

Daniel Montavani, un escritor argentino que acaba de recibir el premio Nobel de Literatura, ha sido invitado a visitar Salas, el pueblo en el que nació y del que salió hace cerca de 40 años, sin nunca regresar, para recibir el título de ciudadano ilustre. Esta propuesta le genera curiosidad, a pesar del hastío que le producen los reconocimientos a su obra, y el largo tiempo que lleva sin escribir nuevo material, por lo que se dejará llevar por el instinto, para así reencontrarse con el lugar que le dio su primera inspiración. Óscar Martínez protagoniza El Ciudadano Ilustre, una película de 2016, en la que el drama y la comedia negra se combinan para presentar uno de los personajes más memorables del cine latinoamericano contemporáneo. Un hombre que se muestra cómodamente franco y mordaz, frío y desdichado, que se atreve a descubrir lo que ha pasado con su vida y la de sus coterráneos. El guion de Andrés Duprat se esmera por construir personalidades fuertes y definidas en