Ir al contenido principal

La menos favorita de Lanthimos




La reina Ana Estuardo gobernó Inglaterra, y fue la primera monarca del Reino Unido, entre 1702 y 1714. Era una mujer frágil e insegura, debido a que la enfermedad y la desventura invadieron su vida desde muy joven. Perdió 17 hijos, la mayoría nacidos muertos, y enfrentó algunos conflictos familiares antes de ascender al trono, tras la muerte de su cuñado.

Para mantener la estabilidad y tomar decisiones, Ana siempre recurrió a terceros, en especial a su amiga Sarah Churchill, una mujer imponente y sagaz, a quien nombró duquesa de Marlborough, y quien fuera su aliada, tanto para temas coyunturales como para masajes y celebraciones.

Sin embargo, con la llegada de Abigail Marsham a palacio, una joven de actitud complaciente y servicial, el corazón de la reina Ana se dividió en dos, provocando que ambas mujeres iniciaran una disputa sin precedentes por convertirse en la favorita.

Con una mezcla de realidad y ficción, el director griego Yorgos Lanthimos presenta esta historia en su película más reciente, The Favourite, que aspira a diez premios de la Academia, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.

El humor negro que lo caracteriza le sirvió para presentar a estas tres mujeres complejas, con personalidades fuertes y definidas, así como toda la elegancia recargada de la monarquía de la época, el derroche de lujos y las aficiones extravagantes.

Olivia Colman, quien interpreta a la reina Ana, y que aspira al Óscar a Mejor Actriz, logra transformarse en una mujer cambiante, emocional, aterrada, necesitada de afecto, caprichosa y deprimida. Su actuación es un sube y baja de sentimientos, en el que consigue captar el arribismo de su clase, pero también su falta de preparación para gobernar. Por esta actuación, Colman obtuvo la Copa Volpi del Festival de Cine de Venecia.

Por su parte, Rachel Weisz y Emma Stone, Sarah y Abigail respectivamente, adquieren un nivel de relevancia tal como el que posiblemente tuvieron sus personajes en la vida real, en medio del reinado de Ana. En el transcurso de la película se nota su capacidad para manipular a la reina y su rivalidad, por lo que no pierden oportunidad de sabotearse mutuamente.

Ambas actrices están nominadas en la categoría Mejor Actriz de Reparto, aunque quizá tiene más posibilidades Weisz, que hace una interpretación convincente de una mujer autoritaria y consciente de ser el poder detrás de la corona.

La fotografía es otro de los elementos destacados, pues muchas de las escenas fueron filmadas únicamente con luz de vela, lo que aporta al contexto de la realeza antigua, luce muy bien en sus escenarios, resalta detalles como el vestuario, maquillaje y peinado, así como los instantes de mayor tensión. También, se utilizó el lente ojo de pescado, lo que permite tener una visión monumental de los espacios.

En cuanto al estilo de Lanthimos, es evidente que esta es la primera película que no es de su autoría, ya que no es totalmente fiel a la identidad cinematográfica que ha construido, a lo largo de su carrera. Aunque se mantiene desenfadado, y aborda temas como la venganza o la homosexualidad, hacen falta más situaciones bizarras, aterradoras y críticas, hecho que seguramente jugó a su favor para llamar la atención de la Academia, que aún se muestra temerosa para premiar realidades tan brutales como las de Dogthoot o The Lobster.

Al ser la primera nominación del griego en la categoría de Director (fue nominado, en 2010, a Mejor Película Extranjera), es muy probable que se le abran nuevas puertas en reconocimientos populares, ojalá que con menos prejuicios, y otorgándole también mayor publicidad a su filmografía.

The Favourite no es la mejor película de Yorgos Lanthimos, pero sí una de las más completas de esta temporada de premios. Es una fuerte contendora en rangos de actuación, y quizá podrá causar algunas sorpresas en categorías técnicas y de guión.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

The Wolf of Wall Street

Leonardo Dicaprio en un papel en el que demuestra todas sus destrezas como actor, un personaje que atraviesa varias etapas, desde la gloria absoluta hasta la decadencia y el fracaso. Una historia de cómo un negocio subió como una espuma de sexo, drogas y dinero, y cayó en picada, dejando una nube de polvo. Martin Scorsese, director de este filme, tuvo una gran producción, recreando mansiones, automóviles, orgías y fiestas, impactando a los espectadores con la cantidad de lujos y derroche que ostentaron los personajes en la vida real. No obstante, Scorsese se extendió de más, dándole mucho espacio al festejo, dejando la trama central para después de la primera hora, es decir, que el clímax de la actuación de Dicaprio llegue mucho después del inicio de la película. Un negocio bien planteado, el éxito de toda una compañía que se desvaneció, por los excesos de sus miembros, pero que sigue siendo un ejemplo de habilidad, por lo que su personaje principal merece ser exalt

Sin novedad en el frente

Por Carlos López. Quizás una imagen del infierno resulte más apacible que las secuencias de batalla que con suma dureza son retratadas en la película alemana Sin novedad en el frente (2022). Esta nueva adaptación de la novela del mismo nombre cuenta cómo el joven e ingenuo Paul Bäumer decide enlistarse en el ejército alemán, obnubilado por la emoción de alcanzar la gloria y defender el honor de su país, porque para él y sus tres amigos combatir en el frente occidental de la Gran Guerra es una aventura, unas vacaciones para demostrar la valentía del pueblo liderado por el káiser, aunque pronto se percata que la realidad es cruenta, dolorosa y horrenda.  En las trincheras no hay gloria, hay fango, sangre, frío, ratas, mierda. No hay honor,  solo el afán de sobrevivir, de no caer ante las balas que zumban entre las detonaciones. Tampoco hay gloria, la lucha no es entre héroes, ni siquiera entre generales, es entre muchachos inexpertos que disparan a la nada, fingiendo gallardía, a pesar

Coco, para no olvidar

Cuenta la tradición mexicana que el Día de Muertos es la única noche del año en la que nuestros ancestros fallecidos tienen la oportunidad de visitarnos. Sus espíritus cruzan un umbral mágico cubierto de hojas, para ver cómo está la familia, compartir las más deliciosas viandas y luego retirarse. Pero para que las almas no tengan problema en llegar, los vivos debemos construirles un altar con sus fotografías, ofrecerles flores, velas, vasos de agua, sus comidas preferidas y todas aquellas cosas que amaron en vida. Si no ponemos sus fotos, si las hemos olvidado, no podrán cruzar, estarán condenadas a desaparecer en la eternidad. En Coco, la más reciente película de la exitosa alianza Disney-Pixar, se abordan los elementos más representativos de esta tradición para contarnos la historia de Miguel, un niño de 12 años que sueña con ser cantante, a pesar de que su familia le tiene prohibido cualquier contacto con la música, debido a un evento que sucedió hace muchos años. Entonces,