Ir al contenido principal

Lo que pudo haber sido



@kalosw

Mientras Marvel hacía realidad uno de los proyectos más ambiciosos de la industria de Hollywood, juntando las adaptaciones a la gran pantalla de sus personajes más emblemáticos de los cómics y dando origen a lo que se conoce como el Universo Cinematográfico de Marvel, muchas casas productoras copiaron la fórmula, pero fracasaron en el intento.

Universal ni siquiera pasó de la primera película y pronto empapeló la idea de juntar a monstruos clásicos como la momia, el hombre lobo o Frankenstein. Sony tuvo que negociar para incluir al Hombre Araña en el UCM, y Warner, propietaria de los derechos de adaptación de los personajes de DC Comics, pagó en taquilla el desorden y el apresuramiento de querer unir a Superman, Batman y compañía, sin siquiera presentar a sus personajes en películas individuales.

Hasta ahora solo una saga de películas interconectadas cumplió las expectativas de los fanáticos, sin llevar el sello de Marvel en los créditos, y ni siquiera tuvo que pasar por las salas de cine para ser de culto. Se trata del universo animado de DC, el cual tuvo su cierre a comienzos del mes de mayo con la película titulada Liga de la Justicia Oscura: guerra de Apókolips.

Lo que no logró Warner en el cine, con sus grandes estrellas y sus muchos millones, lo consiguió DC con dibujos animados y películas dirigidas exclusivamente al formato casero.

Entre 2013 y 2020, produjo 15 películas, algunas son el paraíso para los seguidores de los cómics, con adaptaciones de títulos clásicos como Flashpoint, donde Flash se ve inmerso en una nueva realidad en la que las Amazonas, lideradas por la Mujer Maravilla, y los Atlantes, dirigidos por Aquaman, están a punto de destruir el mundo en una guerra de consecuencias atómicas, por culpa de una disputa que inició en la cama. En ese mundo donde los padres de Bruce Wayne no murieron y Superman fue raptado por el gobierno estadounidense, el velocista escarlata aprenderá sobre las consecuencias de conseguir aquello que siempre quiso.

A partir de ese comienzo, títulos como Liga de la Justicia, El hijo de Batman, El trono de Atlantis, El escuadrón suicida o La muerte de Superman ponen los cimientos del universo, sin dejar de ser historias independientes, autoconclusivas y de gran nivel narrativo. Con el rigor, heredado de la serie de Batman que cautivó a chicos y grandes a mediados de los años 90, las cintas desmitifican a sus personajes, mostrando su lado más humano: se equivocan, son egocéntricos y hasta pecan por ingenuos. Están lejos de ser los superamigos, por el contrario, a veces se detestan entre sí, pero en el fondo, saben que deben permanecer unidos para salvar al mundo.

Quizás la animación no sea del mayor nivel de detalle, pero las tramas cautivan porque ponen a los héroes en dilemas reales. Ver a Batman tratando de reprender a su hijo Damien, y que este sea el fiel reflejo de su personalidad, es un aspecto con el cualquier padre puede identificarse. 

Hasta los personajes menos conocidos, como John Constantine, tienen grandes participaciones y son abordados desde todos sus matices, sin censura ni prevenciones.

Cabe aclarar que, a pesar de ser animadas, no son películas para niños, tanto por la violencia -en la primera cinta a uno de los personajes le arrancan la cabeza- como por el sexo, y la propuesta narrativa que requiere de atención para no perderse la calidad de los detalles.

La saga tiene sus altibajos, peca por el excesivo protagonismo que le dan al caballero de noche, incluyéndolo a la fuerza en tramas donde originalmente no debería aparecer. También, flaquea en las pequeñas incongruencias de las animaciones, que bien podrían perdonarse si fuera una simple caricatura. 



La guerra de Apókolips

Capítulo aparte merece el cierre de la serie de películas, más allá de los paralelismos que se pueden encontrar con Los Vengadores. La guerra de Apókolips es una propuesta apasionante donde se dan cita la gran mayoría de personajes que aparecieron en las películas previas, y donde todo lo que hicieron tiene una consecuencia y exige asumir responsabilidades.

De tan solo 1 hora y 38 minutos de duración, la película comienza con un ataque de los héroes al planeta de Darkseid -el gran villano de todo el universo-, pero algo sale mal y La Tierra termina esclavizada. De ahí en adelante, empezará una lucha por recuperar lo perdido, cada personaje tendrá un papel importante para tener la oportunidad de triunfar, aunque ganar implique tener que sacrificarlo todo. Un final inesperado, oscuro, triste, pero perfecto para la gran historia de la saga.

Poscrédito

Es una lástima que Warner no hubiera tenido la paciencia para apostar por algo así en las adaptaciones con personajes reales; con la popularidad de la Mujer Maravilla, Batman o Superman habría dado pelea en la taquilla a lo que construyó Marvel a partir de su hombre de hierro.

Listado de películas del universo animado de DC

1. Flashpoint Paradox (2013)
2. Liga de la justicia: guerra (2014)
3. El hijo de Batman (2014)
4. Liga de la justicia: trono de Atlántis (2015)
5. Batman vs. Robin (2015)
6. Batman: mala sangre (2016)
7. Liga de la justicia vs. Los jóvenes titanes (2016)
8. Liga de la justicia oscura (2017)
9. Jóvenes titanes: el contrato de Judas (2017)
10. Escuadrón Suicida: Hell to Pay (2018)
11. La muerte de Superman (2018)
12. El reinado de los superhombres (2019)
13. Batman: silencio (2019)
14. Mujer maravilla: Bloodlines (2019)
15. Liga de la justicia oscura: la guerra de Apókolips (2020)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …