Ir al contenido principal

Lo que pudo haber sido



@kalosw

Mientras Marvel hacía realidad uno de los proyectos más ambiciosos de la industria de Hollywood, juntando las adaptaciones a la gran pantalla de sus personajes más emblemáticos de los cómics y dando origen a lo que se conoce como el Universo Cinematográfico de Marvel, muchas casas productoras copiaron la fórmula, pero fracasaron en el intento.

Universal ni siquiera pasó de la primera película y pronto empapeló la idea de juntar a monstruos clásicos como la momia, el hombre lobo o Frankenstein. Sony tuvo que negociar para incluir al Hombre Araña en el UCM, y Warner, propietaria de los derechos de adaptación de los personajes de DC Comics, pagó en taquilla el desorden y el apresuramiento de querer unir a Superman, Batman y compañía, sin siquiera presentar a sus personajes en películas individuales.

Hasta ahora solo una saga de películas interconectadas cumplió las expectativas de los fanáticos, sin llevar el sello de Marvel en los créditos, y ni siquiera tuvo que pasar por las salas de cine para ser de culto. Se trata del universo animado de DC, el cual tuvo su cierre a comienzos del mes de mayo con la película titulada Liga de la Justicia Oscura: guerra de Apókolips.

Lo que no logró Warner en el cine, con sus grandes estrellas y sus muchos millones, lo consiguió DC con dibujos animados y películas dirigidas exclusivamente al formato casero.

Entre 2013 y 2020, produjo 15 películas, algunas son el paraíso para los seguidores de los cómics, con adaptaciones de títulos clásicos como Flashpoint, donde Flash se ve inmerso en una nueva realidad en la que las Amazonas, lideradas por la Mujer Maravilla, y los Atlantes, dirigidos por Aquaman, están a punto de destruir el mundo en una guerra de consecuencias atómicas, por culpa de una disputa que inició en la cama. En ese mundo donde los padres de Bruce Wayne no murieron y Superman fue raptado por el gobierno estadounidense, el velocista escarlata aprenderá sobre las consecuencias de conseguir aquello que siempre quiso.

A partir de ese comienzo, títulos como Liga de la Justicia, El hijo de Batman, El trono de Atlantis, El escuadrón suicida o La muerte de Superman ponen los cimientos del universo, sin dejar de ser historias independientes, autoconclusivas y de gran nivel narrativo. Con el rigor, heredado de la serie de Batman que cautivó a chicos y grandes a mediados de los años 90, las cintas desmitifican a sus personajes, mostrando su lado más humano: se equivocan, son egocéntricos y hasta pecan por ingenuos. Están lejos de ser los superamigos, por el contrario, a veces se detestan entre sí, pero en el fondo, saben que deben permanecer unidos para salvar al mundo.

Quizás la animación no sea del mayor nivel de detalle, pero las tramas cautivan porque ponen a los héroes en dilemas reales. Ver a Batman tratando de reprender a su hijo Damien, y que este sea el fiel reflejo de su personalidad, es un aspecto con el cualquier padre puede identificarse. 

Hasta los personajes menos conocidos, como John Constantine, tienen grandes participaciones y son abordados desde todos sus matices, sin censura ni prevenciones.

Cabe aclarar que, a pesar de ser animadas, no son películas para niños, tanto por la violencia -en la primera cinta a uno de los personajes le arrancan la cabeza- como por el sexo, y la propuesta narrativa que requiere de atención para no perderse la calidad de los detalles.

La saga tiene sus altibajos, peca por el excesivo protagonismo que le dan al caballero de noche, incluyéndolo a la fuerza en tramas donde originalmente no debería aparecer. También, flaquea en las pequeñas incongruencias de las animaciones, que bien podrían perdonarse si fuera una simple caricatura. 



La guerra de Apókolips

Capítulo aparte merece el cierre de la serie de películas, más allá de los paralelismos que se pueden encontrar con Los Vengadores. La guerra de Apókolips es una propuesta apasionante donde se dan cita la gran mayoría de personajes que aparecieron en las películas previas, y donde todo lo que hicieron tiene una consecuencia y exige asumir responsabilidades.

De tan solo 1 hora y 38 minutos de duración, la película comienza con un ataque de los héroes al planeta de Darkseid -el gran villano de todo el universo-, pero algo sale mal y La Tierra termina esclavizada. De ahí en adelante, empezará una lucha por recuperar lo perdido, cada personaje tendrá un papel importante para tener la oportunidad de triunfar, aunque ganar implique tener que sacrificarlo todo. Un final inesperado, oscuro, triste, pero perfecto para la gran historia de la saga.

Poscrédito

Es una lástima que Warner no hubiera tenido la paciencia para apostar por algo así en las adaptaciones con personajes reales; con la popularidad de la Mujer Maravilla, Batman o Superman habría dado pelea en la taquilla a lo que construyó Marvel a partir de su hombre de hierro.

Listado de películas del universo animado de DC

1. Flashpoint Paradox (2013)
2. Liga de la justicia: guerra (2014)
3. El hijo de Batman (2014)
4. Liga de la justicia: trono de Atlántis (2015)
5. Batman vs. Robin (2015)
6. Batman: mala sangre (2016)
7. Liga de la justicia vs. Los jóvenes titanes (2016)
8. Liga de la justicia oscura (2017)
9. Jóvenes titanes: el contrato de Judas (2017)
10. Escuadrón Suicida: Hell to Pay (2018)
11. La muerte de Superman (2018)
12. El reinado de los superhombres (2019)
13. Batman: silencio (2019)
14. Mujer maravilla: Bloodlines (2019)
15. Liga de la justicia oscura: la guerra de Apókolips (2020)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Rudeza pastel

Por Camila Caicedo. Cassie está borracha en un bar, sola, y un desconocido se ha ofrecido a llevarla a casa. Aprovechando su vulnerabilidad, este decide invitarla a su apartamento y seducirla, a pesar de que a ella cada vez le cuesta más mantenerse despierta. Sin embargo, todo ha salido como Cassie lo planeaba, pues no está ebria y, según su experiencia, el hecho de encarar a los hombres cuando pide que no la toquen parece atemorizarlos, y este no será la excepción.  Con una introducción empoderadora, que deja en evidencia el abuso del que es víctima el género femenino todos los días, empieza Promising young woman, el primer largometraje que dirige la actriz y guionista Emerald Fennell, que además es autora de esta propuesta en la que una mujer solo encuentra sosiego, vengándose del machismo y del abuso que la rodea.   La ironía es una de las principales herramientas que Fennell emplea para contar esta historia, que está totalmente alineada con los movimientos que en la actualidad han

Carpe Diem: Alguna razón para vivir

@kalosw Toda su vida Joe Gardner ha soñado con ser una estrella del jazz. A sus 40 años lo único que ha conseguido es ser maestro provisional en una escuela donde los muchachos carecen de pasión por la música. Trata de inspirarlos, no lo consigue. Su vida transcurre en torno a esa rutina tediosa, abúlica que se esfuma entre bostezos.  La situación cambia el día en que recibe dos noticias, primero le proponen vincularlo de tiempo completo a la escuela: más dinero y estabilidad laboral a cambio de lo que considera anclarse definitivamente a un empleo sin gracia. Segundo, un viejo alumno lo invita a presentar una prueba para tocar el piano con una de las grandes estrellas de la música jazz en el ambiente neoyorquino, Dorothea Williams. Acepta y frente ella, Joe entra en un estado de trance mágico, la manifestación de su talento en el máximo nivel, así que es contratado para tocar esa misma noche. Al menos por una vez podrá demostrar ante el público el gran músico que es y, quizás, dar el

Todo va estar bien...

“I was once like you are now And I know that it's not easy To be calm when you've found something going on” Cat Stevens, Father and son Por Carlos López Quien haya tenido la experiencia de ver a un ser querido atrapado entre los intersticios del tiempo, quien haya afrontado el dolor de ver cómo los años carcomen la lucidez y visto la mirada desorbitada de la demencia en los ojos de un amor, tal vez podrá entender lo devastadora que resulta la secuencia final de El Padre, película británica del año 2020, dirigida por Florian Zeller, adaptación de su obra teatral homónima.  Se trata de una de las mejores propuestas cinematográficas del siglo XXI: una historia sencilla, pero, a la vez, profunda. Una puesta en escena expresiva, un montaje impecable, actuaciones memorables y, sobre todo, una acertada dirección, que elige el camino más complejo para salir avante con maestría, llevando al espectador en un viaje desgarrador que lo deja perdido en un vacío existencial.  Que no se malent