Ir al contenido principal

Dallas Buyers Club




Ron Woodroof (Matthew McConaughey) es un vaquero machista, mujeriego pedante, alcohólico, rudo, malencarado y homofóbico, que un día es diagnóstico con Sida, una enfermedad que, para mediados de la década de los 80, era vista como exclusiva de la comunidad LGBTI.

Con su orgullo hecho pedazos y su salud en decadencia, decide someterse a una droga experimental llamada AZT, pero pronto se percata que no le está cayendo bien, que está muriendo más rápido de lo que esperaba. Desahuciado, sin esperanzas, busca ayuda en México y encuentra medicamentos alternativos que le permiten sentirse mejor. Entonces ve la posibilidad de montar un negocio lucrativo, suministrando medicamentos a otros enfermos que, como él, han perdido todas las esperanzas de enfrentarse a la muerte. 

Pronto, se recupera y se convierte en un astuto traficante de drogas, aunque antes, por las ironías de la vida, debe recurrir a Rayon (Jared Leto), un travesti que también sufre la enfermedad, y que se convierte en su socio estratégico. Junto a él, Woodroof evoluciona, pasa a transitar por los caminos del antihéroe, ya que su ambición lo lleva a izar las banderas del activismo. 

El Club de los Desahuciados o Dallas Buyers Club es una cinta dirigida por Jean-Marc Vallée, que está basada en la vida real de Woodroof. Cuenta con un guión excelente, sencillo y muy bien adaptado, y una dirección impecable que la encumbran como un drama fascinante y entretenido, aunque crudo y duro.

La película, de 117 minutos de duración, además, es una seria crítica al sistema de salud estadounidense, al mostrar cómo el gobierno (de ese país) protegió los intereses de la gran industria farmacéutica por encima de los derechos de los ciudadanos enfermos. 

Sin embargo, su punto más alto está en las actuaciones. Jared Leto, que ganó Óscar (mejor actor de reparto) por su gran interpretación de Rayon, nunca se siente impostado ni falso, por el contrario es muy femenina y entrañable, la cara opuesta del personaje principal. 

Pero, por encima de todo el elenco, está Matthew McConaughey, que para muchos era solo un galán de comedia romántica y que aquí demostró que es un actor de respeto. En su interpretación de Ron Woodroof, para evidenciar la decadencia del personaje perdió cerca de 20 kilogramos de peso, dándole realismo al escuálido protagonista, al que lleva magistralmente por una senda de grises, donde se ve despreciable y encantador. 

El Club de los desahuciados, del año 2013, es de esas cintas que, aunque pasaron desapercibidas en su momento, hoy siguen vigentes y en proceso de consolidarse como nuevos clásicos del séptimo arte. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El despertar sexual femenino nominado al Oscar

Por Camila Caicedo. El afán por no convertirnos en la última en perder la virginidad es algo con lo que muchas nos identificamos y podemos recordar de nuestra adolescencia. El misterio por saber quién es el indicado, si la siguiente oportunidad será la definitiva o si somos muy anticuadas por no arriesgarnos es una bruma que envuelve a muchas mujeres, cuando se ve al sexo como una conquista para la madurez.  Esa búsqueda desesperada y cómica es el eje principal de My Year of Dicks , el cortometraje animado nominado al premio Oscar, dirigido por Sara Gunnarsdóttir y creado por Pamela Ribon, con base en su experiencia personal de encontrar la persona adecuada para tener relaciones sexuales por primera vez.  A través de cinco capítulos, que se ven fácil y agradablemente en 25 minutos, se presentan vivencias relacionadas con la traga, la decepción y los nervios de dar el siguiente paso que experimenta Pam, su protagonista, mientras interactúa con varios personajes, que incluso nos pueden l

La justificación de la maldad

En el año en el que los fanáticos de las películas de superhéroes esperaban el cierre del Universo Cinematográfico de Marvel, una película con diez veces menos presupuesto ratificó que la esencia del cine está en el contar una buena historia, más allá de cualquier consideración técnica o despliegue millonario: el Joker. Por una rara enfermedad, Arthur Fleck no puede parar de reír, lo que podría considerarse como una gran ventaja para alguien que trabaja como payaso. Sin embargo, su risa no es de alegría es un lamento por una vida donde solo ha primado el dolor y la tragedia.  Responsable de una madre enferma, sin una figura paterna de referente, atrapado en un trabajo donde nadie lo toma en serio, víctima de la crueldad de los indolentes, Arthur se aferra a la cordura a través del servicio de beneficencia pública donde encuentra alguien que lo escucha y lo medica, mientras en su vida diaria solo sueña con llegar a ser un cómico famoso capaz de hacer feliz a los demás. 

Cuando el realismo mágico se toma la pantalla

Para evitar el desalojo injusto de la pensión en la que habita, un grupo de inquilinos se une en una misión quijotesca: irse, abandonar el predio, aceptar el desahucio pero con la casa a cuestas. Siguiendo el ejemplo del caracol, demostrarán que, aunque muchas veces las batallas están perdidas de ante mano, lo más importante es dar la pelea para mantener con vida lo más sublime del espíritu humano: la dignidad. Catalogada como una de las mejores películas colombianas de todos los tiempos, La Estrategia del Caracol es una historia entrañable, que atrapa, gracias a un guión construido con la destreza de un artesano, pues no deja vacíos en su concepción, tanto así, que los detalles reflejan aquello que hizo inmortal a la literatura del nieto del coronel de Aracataca: el realismo mágico. La cinta, que fue rodada en 1993, está impregnada de eso, de la fabulosa realidad colombiana. Un niño, que intuyendo su muerte, se la pasa conversando solo, alejado de los demás, sin jugar,