Ir al contenido principal

Para lelos...Mejor actor

Leonardo Dicaprio 



En The Wolf of Wall Street, Leonardo Dicaprio logra interpretar de manera magistral a un hombre que siempre obtiene lo que quiere, un tipo acostumbrado al éxito, al dinero y a ser el líder de un montón de personas que lo ven como un ejemplo.

Un hombre que pasa, a lo largo de la cinta, por una montaña rusa de emociones, convirtiéndose en una de las mejores actuaciones del año, que tal vez ha sido dejada de lado por el cambio físico de su principal contrincante, pero que sin duda podría estar muy por encima, debido a los múltiples Jordan Belfort que se perciben en las casi tres horas de la película, y al trabajo del Dicaprio, que no se queda corto en ninguna, convenciendo de que ese hombre sí es él.

Matthew McConaughey


Los que creían que Matthew McConaughey era solo un galán de comedia romántica se equivocaron, en Dallas Buyers Club demuestra que es un actor de respeto y para tener en cuenta.

En su interpretación de Ron Woodroof, el vaquero tejano que tiene que enfrentar la enfermedad del Sida, Matthew, para evidenciar la decadencia del personaje, perdió cerca de 20 kilos de peso y masa muscular, con esa transformación logró meterse en el escuálido protagonista que ronda por los caminos del antihéroe, que por su ambición, sin proponerselo,  termina izando las banderas del activismo.

Pero más allá de la genial caracterización, que encanta tanto en la academia del Óscar, McConaughey transita por una escala de grises que hacen que su personaje por momentos sea despreciable y en otros encantador, que de lo homofóbico pase a la sensibilidad de la compasión y el entendimiento. Sin duda McConaughey da un gran paso en su carrera saliéndose del estereotipo de galán para afirmarse en un terreno más dramático que lo tiene ad portas de conseguir la estatuilla del Óscar, ojalá continúe por esta senda.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …