Ir al contenido principal

Un acto sincero de bondad...


Por @kalosw

Jesper es un joven holgazán y apático. A pesar de ser el heredero de una importante compañía del servicio postal no le interesa prepararse para manejar el negocio, así que su padre decide enviarlo a Smeerenburg, una isla en el círculo polar ártico, donde deberá instalar una oficina de correo y entregar, en el transcurso de un año, 6.000 cartas, de lo contrario no recibirá un solo centavo de la fortuna familiar.  

Acostumbrado a comer en bandeja de plata y a dormir entre sábanas de seda, Jesper descubre que Smeerenburg es un pueblo gris, sin alegría, donde dos clanes, los Ellingboe y los Krum, están en conflicto desde tiempos inmemoriales, siendo tal la rivalidad que ni siquiera los niños son mandados a la escuela para que no se mezclen “con los engendros de los enemigos”. 

En esa isla apartada del mundo, repleta de vecinos iracundos, helados, distantes y violentos, trata de ingeniárselas para cumplir con su misión, pero cada vez que lo intenta fracasa, pues a nadie le interesa enviar cartas. 

Luego de semanas de frustraciones y derrotas, Jesper se encuentra con un misterioso leñador, que vive en un extremo deshabitado del bosque, en una casa repleta de juguetes que él mismo fabricó para los hijos que nunca tuvo. 

En medio de su egoísmo por alcanzar su meta de no ser desheredado, el joven cartero se las arregla para convencer al leñador de regalar sus juguetes con el fin de alegrar la aburrida vida de los niños del pueblo, a quienes, a su vez, induce para que le escriban cartas al ermitaño y, por si fuera poco, persuade a la señorita Alva, una joven maestra venida a menos, para que reabra la escuela y les dé clases de escritura a los pequeños.  

Sin proponérselo, el acto generoso del leñador de regalar los juguetes, le da un nuevo sentido a la vida de los habitantes de Smeerenburg, pero también despierta la animadversión de los líderes de los clanes, que deciden boicotear la misión de Jesper y la alegría del viejo juguetero… 

De esta manera, el director español Sergio Pablos concibió Klaus, una nueva versión de Papá Noel o Santa Klaus, donde cada parte de la leyenda surge de hechos factibles, sin recurrir a la magia o a los milagros típicos de las películas de Navidad. Un acierto que hace la historia muy divertida tanto para niños como para adultos. 

Así mismo, el creador, en un poco más de hora y media, remarca, en diferentes momentos del guion, la premisa de su película acerca de que “un acto sincero de bondad siempre provoca otro”,  de una manera armónica, fluida y sin ser empalagoso.  

Klaus es la ópera prima de Pablos, un animador que no es ajeno a este mundo, pues trabajó como diseñador de personajes en Disney en películas como El jorobado de Notre Dame, Hércules y Tarzán, y fue productor de la genial Metegol -dirigida por el maestro argentino Juan José Campanella-. Aunque su trayectoria también está definida por ser el creador de Gru, el protagonista de Mi villano favorito. 

A pesar de ser una película en animación 2D, Klaus fue trabajada para dar la sensación de estar animada en 3 dimensiones, y no tiene nada que envidiarles a los largometrajes de los grandes estudios, entre otras cosas, porque su calidad narrativa demuestra que la esencia del cine está en las buenas historias bien contadas.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas

Lion: un camino a casa

Saroo es un joven indio que vive en Australia desde la niñez, cuando fue adoptado por una pareja local, después de haber pasado un poco más de dos años en un orfanato, en Calcuta. A pesar de ser hoy un hombre con costumbres occidentales, Saroo guarda en su memoria los caminos desérticos, la pobreza, los trabajos pesados de su hermano Guddu, y la mirada amorosa de Kamla, su madre, a quien no pudo encontrar, después de perderse en un tren, a los 5 años. El recorrido sin rumbo por los recuerdos, y la necesidad de acabar con la incertidumbre de quienes quedaron atrás lo llevarán a trazar un camino hacia el pasado, para volver a sus raíces y ofrecer respuesta. Desde sus primeros minutos, Lion, la cinta nominada a los Premios de la Academia como Mejor Película, conmueve, gracias a la actuación de Sunny Pawar, que encarna al pequeño Saroo. Con su mirada, el actor transmite las emociones de su personaje: la alegría de estar en familia, el miedo, la soledad y la tris