Ir al contenido principal

Terminator Génesis


Hay dos reacciones comunes entre la gente tras ver Terminator Génesis, algunos la aman y consideran que la saga acaba de resurgir con un nuevo aire, mientras que otros la odian y piensan que el director destruyó el planteamiento principal del cual se nutrieron las dos primeras entregas de la serie, que -para muchos-están entre las mejores películas de ciencia ficción de la historia.

Sin embargo, es posible afirmar que hay mucho de cierto en ambas posiciones.

En primer lugar, después de la desastrosa tercera parte y tras la insípida Salvation, Génesis logra emocionar, pero porque el director (Alan Taylor) apela a una fórmula fácil y efectista, recurre a la nostalgia del espectador, reviviendo escenas que están grabadas en las mentes de los fanáticos.

En algunos casos porque el guión lo exige pero en otros porque demuestra su incapacidad creativa, a tal punto que algunas secuencias de acción parecen una copia exacta de las cintas dirigidas por James Cameron.  

No obstante, esa emoción hay que abonársela, pues consiguió que otras secuencias ya formen parte del imaginario colectivo de los cinéfilos, como el enfrentamiento entre los T-800 del comienzo de la película o inclusive los divertidos apuntes de ‘El abuelo’, quien es el “nuevo” exterminador encarnado por Schwarzenegger.

Durante los 119 minutos del filme, los espectadores entrarán a un entramado de viajes en el tiempo, intrigas y acción, en el que se derrumbarán las premisas de las primeras dos películas, dando un inusual punto de giro a toda la saga, que quizás sea lo que más moleste a los fanáticos, pero que puede seducir a quienes no estén tan apegados al pasado.

Por otro lado, aunque algunos criticaron al nuevo reparto encabezado por Emilia Clarke, como Sara Connor, Jason Clarke, como John Connor y Jai Courtney como Kyle Reese, ninguno de ellos desentona, todos son dignos del papel que representan.

Capítulo aparte merece Schwarzenegger, él parece, a pesar de su avanzada edad, ser la clave para que la película tenga un plus, ya sea por su inexpresivo rol de acción o por sus divertidos apuntes.

Lástima que la película se haya quedado corta al momento de plantear que la rebelión de las máquinas fue producto de la rendición de los seres humanos ante el mundo virtual, cuando la tecnología inteligente los convirtió en zombies, en esclavos de un entretenimiento simple, insípido y barato, lástima porque eso le hubiese dado mucho más peso a la trama.

Terminator Génesis se deja ver, incluso en 3D ofrece mucho más que los competidores de la cartelera. Ya está en cada quién su decisión de odiarla o amarla, pero para eso tendrá que verla.

Comentarios

Unknown dijo…
Buen final para una saga que tuvo sus altos y sus bajos, nostálgica y emotiva para quienes seguimos su historia y creemos que tiene una de las mejores secuelas (en un universo de pésimas segundas partes), ojalá no saquen más películas y dejen descansar por fin al T-800. Hasta la vista, babies.

Entradas más populares de este blog

Un acto sincero de bondad...

Por @kalosw Jesper es un joven holgazán y apático. A pesar de ser el heredero de una importante compañía del servicio postal no le interesa prepararse para manejar el negocio, así que su padre decide enviarlo a Smeerenburg, una isla en el círculo polar ártico, donde deberá instalar una oficina de correo y entregar, en el transcurso de un año, 6.000 cartas, de lo contrario no recibirá un solo centavo de la fortuna familiar.   Acostumbrado a comer en bandeja de plata y a dormir entre sábanas de seda, Jesper descubre que Smeerenburg es un pueblo gris, sin alegría, donde dos clanes, los Ellingboe y los Krum, están en conflicto desde tiempos inmemoriales, siendo tal la rivalidad que ni siquiera los niños son mandados a la escuela para que no se mezclen “con los engendros de los enemigos”.  En esa isla apartada del mundo, repleta de vecinos iracundos, helados, distantes y violentos, trata de ingeniárselas para cumplir con su misión, pero cada vez que lo intenta fracasa, pues a nadie le inter

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas

Untarse de pueblo

Daniel Montavani, un escritor argentino que acaba de recibir el premio Nobel de Literatura, ha sido invitado a visitar Salas, el pueblo en el que nació y del que salió hace cerca de 40 años, sin nunca regresar, para recibir el título de ciudadano ilustre. Esta propuesta le genera curiosidad, a pesar del hastío que le producen los reconocimientos a su obra, y el largo tiempo que lleva sin escribir nuevo material, por lo que se dejará llevar por el instinto, para así reencontrarse con el lugar que le dio su primera inspiración. Óscar Martínez protagoniza El Ciudadano Ilustre, una película de 2016, en la que el drama y la comedia negra se combinan para presentar uno de los personajes más memorables del cine latinoamericano contemporáneo. Un hombre que se muestra cómodamente franco y mordaz, frío y desdichado, que se atreve a descubrir lo que ha pasado con su vida y la de sus coterráneos. El guion de Andrés Duprat se esmera por construir personalidades fuertes y definidas en