Ir al contenido principal

Un recuerdo arruinado


Puede que Día de la Independencia –la uno, la original de 1996- no haya sido una película que revaluara los paradigmas del cine o que planteara, por medio de su historia, nuevas perspectivas de la existencia del ser humano. No, todo lo contrario, es una película simple, que muchos críticos calificaron como una “exacerbación del patrioterismo estadounidense”, sin embargo, la cinta cumplía con su cometido de entretener, acudiendo a una premisa sencilla: hay una invasión extraterrestre y la raza humana debe luchar unida para no ser exterminada.

De allí se desprendían una serie de personajes carismáticos, graciosos, que transmitían el afán por sobrevivir y combatir, pero, al mismo tiempo, eran divertidos. Un elenco, encabezado por Will Smith, Jeff Goldblum y Bill Pullman, que hacía que el público se identificara con el conflicto, y, a pesar de mostrar muchos ángulos de la historia, cada subtrama fluía sin problemas y todos los personajes secundarios, en mayor o menor medida, aportaba para resolver la situación.

Aunque no estaba hecha para ganar un Óscar a Mejor Película, muchas de las personas que acudieron a los teatros en 1996 salieron felices, satisfechas; por el buen ritmo, por los buenos efectos especiales y porque resultaba efectista, al tocar fibras de esperanza respecto a la construcción de un mejor mañana del planeta Tierra, ya que la especie humana se había podido levantar de la cenizas y evitar su extinción. 

Esa afinidad del público con la película fue ratificada en cifras. Con más de 817 millones de dólares recaudados, Día de la Independencia fue la película más taquillera de la historia hasta que llegó Titanic, en 1997.

Dos décadas después, el mismo director, el alemán Roland Emmerich, presenta esta segunda parte, titulada Contraataque donde una nueva colonia de la misma especie de insectos extraterrestres regresa, esta vez, para tomar venganza robándose el núcleo del planeta. 

Hace mucha falta Will Smith

En esos 20 años, el mundo ha sido reconstruido, el haber derrotado a un enemigo común influyó para la desaparición de los conflictos entre países, la tecnología alienígena ha sido aprovechada para el desarrollo de la humanidad y, teniendo en cuenta que hay amenazas procedentes del espacio exterior, se han diseñado varias estrategias con el fin de prevenir nuevos ataques.

El famoso presidente Whitmore está retirado de la vida pública, el experto en informática Levinson es respetado y trabaja para el gobierno y el capitán Hiller está muerto. Sí, Will Smith no quiso participar en la secuela, dejando un vacío inmenso en los corazones de muchos fanáticos.

La trama transcurre justo cuando el mundo se prepara para festejar las dos décadas de la victoria, una nueva nave nodriza destruye fácilmente las defensas espaciales de la Tierra y tras arrasar con otras grandes ciudades, empieza a excavar para llegar al centro del planeta.

Entonces comienza la devastación, todo lo positivo que tenía la versión de 1996 se pierde. El ritmo es lento y la trama tarda en avanzar, los nuevos personajes encargados de defender el planeta no tienen derecho a tocar los talones de la generación de héroes de la primera película, porque son muy planos y carecen de carisma. Los protagonistas de antaño pierden gracia, porque la parte de la historia que les corresponde es intrascendente o cae en contradicciones y vacíos argumentales muy evidentes.

La película tiene una duración de 129 minutos, gran parte de ellos tediosos, con una cursilería insoportable, con secuencias que provocan más risa que emoción y con efectos especiales de baja calidad. El solo hecho de que la trama transcurra en un 2016 alterno, hace que la historia pierda verosimilitud, porque todo el público sabe que el año no tiene nada que ver con lo que se vive en la realidad, aunque ese es un problema menor. 

El guion es soso y cae en la tentación de revivir un personaje que se creía muerto y mata a otro sin la menor explicación. El conflicto se resuelve con la introducción de una nueva raza extraterrestre, que llega para dar la clave de la victoria. 

Justo cuando el espectador cree que todo ha terminado, que por fin fue vencida la mantis religiosa gigante, reina de la colonia extraterrestre, en medio de secuencias de batallas poco convincentes, se abre la compuerta de una tercera parte, y es ahí donde el público puede comprender que a la película la arruinó el afán de la casa productora por establecer las bases de una nueva entrega; sí, Día de la Independencia Contraataque sufre el mismo mal endémico en el que han caído las películas de Marvel y de DC, con el agravante de ser menos entretenida. Lástima que la emoción generada por esta segunda parte no se parezca a la de 1996.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Silencio en el Paraíso, una historia que vale por 6.402

Con tan solo 20 años, Ronald es ‘publicista’ en un humilde barrio de Bogotá llamado El Paraíso. Todos los días se dedica a recorrer las empinadas calles en su bicicleta, anunciando, a través de un megáfono, las promociones de los negocios de sus vecinos, a cambio de pequeñas cuotas semanales.   No gana mucho, pero logra mantener a sus 2 hermanos y a su mamá. De lo poco que consigue, debe pagar la ‘seguridad privada’ que, sin solicitarlo, le brinda un grupo de delincuentes.   Cada día el trabajo ‘está más duro’, no hay clientes, los pocos que quedan lo contratan porque lo consideran un buen muchacho, trabajador, serio y sin suerte.   Luego de enamorarse de una de sus vecinas y después de que su hermano empeña la bicicleta, Ronald decide buscar un nuevo empleo, aunque para un joven como él, humilde y sin estudio no hay muchas oportunidades.  No obstante, tras mucho insistir, convence a una de sus vecinas para que lo ayude a ingresar a un empleo promisorio en el sur del país, una ‘empresa

Apoyando al entrenador

Por Camila Caicedo La pandemia nos tiene agotados. La incertidumbre, el encierro y las miles de precauciones que implican ver a un amigo son tediosas, por lo que a la hora de ver televisión, puede ser que, más que entretenimiento, busquemos un abrazo reconfortante. Esto es lo que sucede con Ted Lasso, una serie de Apple TV +, que presenta la historia de un entrenador de fútbol americano que es contratado para ser director técnico del AFC Richmond, un equipo de la Premier League que está al borde del descenso; algo que parece estúpido, pero que hace parte de la estrategia de Rebecca Welton, la dueña del club que, después de divorciarse, solo quiere hundir al conjunto de los amores de su ex esposo.  Con esta premisa, la serie llama la atención y crea una expectativa centrada en la manera en cómo el fútbol resulta incomprensible para los estadounidenses y sus confusiones con términos, jugadas y leyendas de ese deporte. Sin embargo, Ted Lasso va mucho más allá del chiste fácil, pues su per

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri