Ir al contenido principal

Yo Antes de Ti: para llorar y reír



Yo Antes de Ti es una historia cursi, aunque no empalagosa; es divertida, mas no ridícula; es triste, pero genera más risas que lágrimas. Es una buena película para reflexionar sobre cómo cada instante es una oportunidad de vivir plenamente, aun cuando las circunstancias plantean los retos más difíciles.
Will Traynor era un hombre de mundo, exitoso en los negocios, afortunado en el amor, aunque como heredero de una acaudalada familia inglesa no tenía más preocupaciones que convertir su día a día en una gran aventura. Todo iba muy bien hasta que un accidente automovilístico lo condenó a la amargura de permanecer postrado en una silla de ruedas.
Louisa Clark es una mujer de pueblo, desempleada, con un novio narcisista, que no le presta la suficiente atención, y con la responsabilidad de mantener a sus padres, que prácticamente están en la quiebra.
A sus 26 años, ‘Lou’, no tiene grandes ambiciones, pero sí cuenta con un enorme carisma: desenfadado, divertido y parlanchín, que la hace adorable, a tal punto que la contratan para cuidar y hacerse amiga de Will, quien ya ha completado 2 años sin poder mover nada más allá debajo de su cuello.
Poco a poco se establece una relación de cuento de hadas, entre un ogro ermitaño de corazón de piedra y una muchacha dulce, que solo trata de ser agradable contando algunos chistes malos y preparando té. En tan solo unos días, ella empieza a descubrir que ‘la bestia’ tiene la capacidad de sonreír, y comprende la carga que lleva alguien que experimentó la dicha de la libertad y que ahora no puede moverse.
No obstante, cuando Louisa se da cuenta de que Will planea su muerte asistida, inicia una carrera contra el tiempo para demostrarle que no todo está perdido y que, a pesar de su condición, puede experimentar nuevos placeres. Ese empeño de ella por verlo reconciliar con la vida los lleva a recorrer los insondables caminos del romance, transformando a ambos para siempre.
Esa es la trama central de Yo Antes de Ti, un drama romántico con visos de comedia, adaptación de la novela homónima escrita por Yoyo Mojes, que cuenta con la dirección de Thea Sharrock, y en los papeles estelares con una maravillosa Emilia Clarke y un aceptable Sam Claflin.
La historia en términos generales está bien contada, aunque algunos podrían calificar como abruptos ciertos giros que se dan en la relación de los protagonistas, no se puede negar que el amor es así de impredecible, pero tal vez sí sea el punto más débil de la cinta.
Para resaltar los hermosos parajes ingleses (castillos y praderas incluidos), el diseño de vestuario (especialmente por la paleta de colores), la excelente banda sonora (hecha para tocar muchas fibras) y la escena de la boda, donde parece que la magia está presente en el momento.  

Yo Antes de Ti es una buena película, poco predecible, que a algunos hará a reír y a otros tantos llorar, pero para nadie que la vea pasará desapercibida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …