Ir al contenido principal

El bebé de Bridget Jones



Bridget Jones está embarazada. La hoy productora de un noticiero espera a su primogénito a los 43 años, cuando parecía que no tendría más que el rol de madrina en su vida. Además de tener que prepararse para la llegada de un bebé, y modificar todos sus gustos no culposos, como embriagarse y lucir su nueva figura, Bridget debe resolver la duda que la atormenta: ¿quién es el padre de su hijo? El icónico personaje regresa después de 15 años de su primera aparición, para continuar representando las decisiones femeninas que están en contra de las tradiciones conservadoras, como meterse con dos hombres distintos en una misma semana, sin sentir remordimiento. El bebé de Bridget Jones es también el regreso oficial de Renée Zellweger, la actriz que alcanzó la fama mundial al encarnar a esa joven sin suerte en el amor, irreverente, insegura y divertida, con la que muchas de sus seguidoras se identificaron a principios de la década anterior. Nuevamente, Zellweger crea un lazo entre Bridget y el público, que seguro sentirá como si volviera a ver a una vieja amiga después de mucho tiempo, ya que su esencia se mantiene, a pesar de la madurez y de los nuevos retos que vive el personaje. Mark Darcy, el amor eterno de Bridget, interpretado por Colin Firth, también está presente, así como su timidez, sus pocas palabras y su mirada incómoda. El hombre es evidentemente uno de los opcionados a darle su apellido al bebé en camino, después de que, en una fiesta de un bautizo, ambos decidieran reencontrarse. El otro posible padre es Jack Qwant (Patrick Dempsey), un exitoso empresario de las citas en línea que Bridget conoció en un festival de música, y con quien terminó durmiendo, en medio del alcohol y la confusión. Ambos hombres están dispuestos, e incluso entusiasmados con la idea de ser padres, lo que los lleva a unirse para ayudar a una embarazada Bridget, que además debe enfrentarse a una jefa más joven, a una nueva generación de compañeros de trabajo y a su conservadora madre. La directora Sharon Maguire, que estuvo a cargo de la primera parte, retoma la batuta de esta película que, seguramente, entretendrá mucho más a las mujeres, debido a su humor sarcástico acerca de los roles que deben cumplirse a cierta edad, el enamoramiento, el sexo y las crisis sentimentales. La cinta se mantiene divertida durante su poco más de dos horas, aunque sufre una caída mientras Bridget decide cómo advertir lo sucedido a sus dos pretendientes. Una parte que podría considerarse como falta de ritmo. Después de este bache, vuelve a salir a flote, gracias a algunos personajes secundarios que dan chispa, como Miranda, la compañera de trabajo de Bridget, interpretada por Sarah Solemani, y la ginecóloga Rawling, que está a cargo de Emma Thompson, quien adicionalmente está en el equipo de guionistas. La historia tiene un pequeño pero obvio tinte político, cuando asume con naturalidad a las parejas del mismo sexo, la adopción igualitaria, el rol de madres solteras y la liberación femenina. También, apela a la nostalgia de los más fanáticos, con su canción del inicio, All by myself de Celine Dion, imágenes de la primera película y situaciones que ya se habían visto en 2001. El nivel de humor de todo el filme es bueno y logra sacar varias carcajadas, a pesar de que ciertas situaciones rayen en lo exagerado. Sin embargo, es necesario reiterar que Bridget Jones 3 es una comedia pensada para las mujeres, porque le permite a sus espectadoras reírse de sus propias susceptibilidades, ver galanes atractivos, como Patrick Dempsey, y gozar de momentos románticos y cursis, que caen bien de vez en cuando. No se descarta que muchos hombres la disfruten, pero, para un buen grupo, esta dosis resultará un poco tortuosa.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La asistente

El escándalo estalló en octubre de 2017, más de 80 mujeres señalaron a Harvey Weinstein, uno de los hombres más influyentes de Hollywood, de haberlas acosado, agredido o violado sexualmente.  Durante 3 décadas, Weinstein solía aprovecharse de su posición dominante en las productoras Miramax o The Weinstein Company para invitar a jóvenes actrices o modelos a una habitación de hotel u oficina con el pretexto de discutir de posibles papeles en nuevas películas, pero les exigía masajes o relaciones sexuales para darle un impulso a sus carreras, cabe anotar que las mujeres que se negaron desaparecieron del radar de las nuevas producciones.  Luego de que varios de los medios de comunicación más importantes en Estados Unidos dieran a conocer los hechos, Weinstein fue despedido de su propia compañía, aunque toda la industria conocía de sus prácticas desde hacía mucho tiempo, incluso antes de que salieran a la luz pública.  Gracias a las mujeres que se atrevieron a denunciar, en todo el mundo o

Las pequeñas cosas que arruinan todo

Por @kalosw Los Ángeles, California, década del 90. Es casi la medianoche, en una autopista desolada, una joven conductora se da cuenta de que algo no anda bien. La están siguiendo. Detiene su vehículo al lado de un motel ubicado al costado de la vía para pedir ayuda… grave error, todo está cerrado, no hay nadie que la pueda socorrer. Se esconde entre la hierba que rodea la parte trasera de la casa, casi no puede respirar, está tiritando, gritar es innecesario, quizás no hay nadie en varios kilómetros a la redonda. Trata de mirar a la carretera para comprobar si pudo evadir a su perseguidor, y no lo logró. Un camión se ha detenido junto a su auto y, desde su escondite, la joven observa que el conductor es un sujeto delgado, de botas negras, pero no le alcanza a ver el rostro. El tipo desciende del vehículo, con parsimonia, como midiendo cada paso. Se dirige hacia ella, es como un depredador que acaba de percibir el miedo de su presa y está a punto de devorarla… no hay manera de escapar

La causa

 Por Camila Caicedo. Las estudiantes del colegio Santa Inés, de Santiago, han iniciado una protesta para denunciar el acoso sexual del que han sido víctimas, por parte de uno de sus profesores. Con arengas y unión se rebelan al silencio y al miedo que ha querido infundirles el sistema e incluso las directivas de la institución católica, que solo acoge a los hijos de la élite y que no está de acuerdo con su movimiento.  En medio de las polémicas jornadas, Blanca Ibarra, una de las estudiantes líder de la revuelta, desaparece, y un video en el que está siendo abusada se filtra en Internet. Con este material tres oficiales de la Policía, todas ellas mujeres, empiezan a investigar el caso, descubriendo que este podría estar relacionado a un juego machista, conocido como La Jauría de Lobos, que se ha viralizado en Internet, entre jóvenes de toda la ciudad. Con esta interesante premisa, arranca La Jauría, serie chilena de Amazon Prime Video, que reúne a un elenco de estrellas, la mayoría rec