Ir al contenido principal

Inferno



Desde la primera secuencia, la nueva aventura de Robert Langdom plantea un entretenido juego de pistas, claves y enigmas, en el que el famoso profesor de Simbología de la Universidad de Harvard, interpretado por Tom Hanks, deberá evitar la extinción de media humanidad.
La adaptación al cine de Inferno, el último gran éxito literario de Dan Brown, luego de El Código Da Vinci y de Ángeles y Demonios, resulta una agradable sorpresa, que mantendrá a la audiencia ansiosa por descubrir los misterios que encierra La Divina Comedia, obra cumbre del italiano Dante Alighieri.
Aunque la fórmula de la historia es la misma de sus predecesoras y, por momentos, resulta predecible el director Ron Howard consigue presentar la mejor cinta de la saga.
La historia Robert acaba de despertar con una terrible jaqueca, no sabe dónde se encuentra, al parecer ha sufrido un atentado. Cuando intenta recordar qué le pasó, el dolor se acentúa con imágenes apocalípticas, de peste, muerte y sufrimiento. Pronto es auxiliado por la doctora Sienna Brooks, quien le explica que lleva dos días en el hospital de Florencia, luego de haber sufrido una conmoción cerebral por ser rozado por una bala.
De pronto, una mujer vestida como policía, irrumpe en el hospital matando a un enfermero, cuando se acerca a la habitación Sienna agarra a Robert y huyen a su apartamento.
Allí el profesor empieza a recordar y con su sagacidad descubre que tiene poco tiempo para evitar que una nueva peste negra acabe con millones de personas. Lo positivo Quienes conocen y han disfrutado la obra de Brown saben que más allá de los interesantes datos de historia, arte o religión que va entregando, su éxito no radica en la profundidad de los argumentos, ni en los grandes conflictos internos de los personajes, sino en la manera en que va desvelando cada aspecto de la trama, a tal punto que, al final de cada capítulo, se hace necesario seguir leyendo, sin pausa, para descubrir y sorprenderse.
Esa sorpresa constante es lo que logra la versión cinematográfica de Inferno, desde el principio con Robert Langdom sufriendo de amnesia temporal hasta casi el final cuando un giro inesperado, muestra la realidad de los acontecimientos.
Otro punto a destacar es la fotografía, el director le regala al espectador hermosas postales de legendarias ciudades europeas como Florencia, Venecia y Estambul.
También hay que mencionar las motivaciones del villano, el creador de la nueva peste, considera necesario apretar el botón de reinicio de la humanidad para evitar la desaparición total de la especie, por causa de la sobrepoblación. Un argumento que no puede pasar desapercibido en tiempos en que se debate la necesidad de frenar los impulsos de autodestrucción de la especie.

Lo Negativo De nuevo Tom Hanks parece sentirse incomodo en el rol del profesor Langdom, le falta carisma y empatía con el espectador.
Igual sucede con Felicity Jones, la actriz tiene un gran comienzo, pero decae en la medida que su personaje va evolucionando y termina en una interpretación poco convincente.
No obstante, Inferno es una buena película que emociona y entretiene, que cualquier espectador podrá disfrutar hasta el minuto de metraje.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …