Ir al contenido principal

Siempreviva



En una gota de rocío cabe el universo entero. Esa puede ser una alegoría para definir lo que logró el director caleño Klych López, con su película Siempreviva. Con un puñado de actores, un solo escenario y un plano secuencia, en 111 minutos de metraje captó una postal de la miseria que vive la clase media colombiana, y la enmarcó en el holocausto del Palacio de Justicia, ocurrido el 6 de noviembre de 1985.
La historia transcurre en un inquilinato en el centro de Bogotá. En una vieja casa del corazón histórico de la capital vive la familia propietaria: Lucía, la mamá, y sus 2 hijos, Humberto y Julieta. El primero es un sujeto sin oficio, que está esperanzado en arreglar una moto para salir a trabajar, y la segunda acaba de terminar sus estudios de Derecho, pero ante las afugias económicas ha aceptado un trabajo como cajera de la cafetería del Palacio de Justicia, que está a pocas cuadras de esta residencia.
Entre los inquilinos está la pareja conformada por Vicky y Sergio, ella es una mujer sometida, sumisa, que a fuerza de gritos e improperios, aprendió a resistir en aras de proteger el espejismo del amor. Él se rebusca como payaso en el día y como mesero en las noches, pero no ha generado algo más allá que tristeza y lástima. Ya tiene varios meses de retraso en las cuentas y está esperanzado en la venta de unas tierras, que tiene como herencia en el próspero municipio de Armero, en el Tolima.
Finalmente está Carlos, un hombre mayor, solo, callado. Propietario de una casa de empeño, que funciona en la misma vivienda. Es un agiotista de marca mayor que tiene a su favor la hipoteca de la casa y carece de escrúpulos para quedarse con cuanto peso se consigue la familia.
La convivencia día a día de personalidades tan disímiles genera roces permanentes, discusiones acaloradas y va desvelando los instintos más bajo del ser humano: la deshonestidad, la misoginia, la vanidad.
Cada día que transcurre en la casa es un paso más cerca de la tragedia, pues quien conoce la historia reciente del país, entiende que el destino de Julieta es desaparecer en medio de la retoma del Palacio, hecho que une a los inquilinos, en pro de saber la verdad, la cual nunca encontrarán.
A partir de ese momento la historia se torna más desgarradora, perturbadora, poco a poco, como le ha pasado al país en más de 3 décadas, irán perdiendo las ganas de luchar, y muy en el fondo quedará viva la esperanza.

Actuaciones memorables
La técnica del plano secuencia, utilizada por el director para contar la historia, resalta la calidad actoral del elenco. Hay personajes que por la gran interpretación se ganan el odio y el repudio del espectador. Mención especial para Andrés Parra, como el payaso, y para Enrique Carriazo, quien interpreta al agiotista. Los demás no desentonan, pero están en un escalón más abajo. La más galardonada
En la pasada ceremonia a lo mejor del cine nacional de los premios Macondo Siempreviva fue la película más galardonada, con estatuillas a Mejor Vestuario, Mejor Dirección de Arte y Mejor Actor de Reparto (Enrique Carriazo).

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Contagio: la película que predijo el 2020

Por @kalosw Primero aparecen la tos, la fiebre y la desorientación, luego las convulsiones y finalmente la muerte. En dos días el virus se ha regado por algunas de las ciudades más pobladas del mundo: Kowloon, Chicago, Londres, Minneapolis y Tokio.   Aeropuertos, buses y ascensores son focos de propagación, la gente ignora que cada vez que toca una superficie y se lleva la mano a la cara está corriendo un gran riesgo.   Desde el Centro de Atención y Control de Enfermedades, localizado en Atlanta, Georgia, y desde la Organización Mundial de la Salud, en Ginebra, Suiza, se despliegan sendos operativos en busca del origen de la enfermedad. Los primeros análisis muestran que el nuevo agente patógeno es una rara mutación que pasó por un murciélago y por un cerdo antes de enfermar al primer ser humano, el cual es una mujer norteamericana que viajó a Hong Kong por negocios y contagió a cientos en una noche de juerga.   Tan rápidamente como el virus, se propagan las teorías conspirativas. Que

La liberación de la risa

Por Camila Caicedo En una época en que las mujeres estaban relegadas a ser amas de casa perfectas, esposas y madres dedicadas, Miriam ‘Midge’ Maisel, una joven neoyorquina que cumple con todos esos estándares, descubre que tiene un gran talento para la comedia de stand up, motivada por su prematuro divorcio. Para aprender mucho más sobre el negocio y dejar de lado ese mundo de cuento de hadas, clase alta y sumisión, se une a Susie Myerson, una ruda empleada de un bar, que se convierte en su representante, para así iniciar juntas una carrera, pese a que el hecho de ser mujer y trabajar en la noche, haciendo reír, no luzca muy bien, a finales de los 50. A partir de esta premisa, The Marvelous Mrs. Maisel, serie de Amazon Prime Video, estrenada en 2017, se encarga de resaltar a la independencia femenina y a la determinación como factores cruciales, no solo para sobrevivir a una ruptura, sino también para encontrar una voz propia, en un tiempo en el que aturdía el silencio. La guionista y

Con la melancolía a cuestas

Por Camila Caicedo Fern vive en su casa rodante, una furgoneta pequeña en la que duerme, cocina y va al baño, con las incomodidades que esto representa para quienes nunca hemos salido de una casa tradicional. Trabaja exhaustivamente en lo que encuentra rodando por las carreteras, empacando mercancía en Amazon, seleccionando papas, atendiendo restaurantes y haciendo limpieza. Está sola, se nota, pero al abrir la puerta de su vehículo se encuentra siempre con una comunidad de amigos que, como ella, viven de la misma manera, buscando qué traerá el camino.  Nomadland es la película de la directora china-estadounidense Chloé Zao que está conquistando la crítica y las ceremonias de premios, este año. La cinta, protagonizada por Frances McDormand, está basada en el libro País Nómada: Supervivientes del Siglo XXI, de la periodista Jessica Bruder, que relata este modo de vida que cada vez es más utilizado por los mayores de 60 años de Estados Unidos, que se han visto afectados por la crisis eco