Ir al contenido principal

Figuras Ocultas




Una historia extraordinaria sobre tres mujeres negras que hicieron un aporte trascendental a la carrera de los Estados Unidos por conquistar El Espacio, pero que prácticamente habían sido ignoradas por la historia.

El director Theodore Melfi y los guionistas Melfi y Allison Schroeder recrean una historia real de la década del 60, cuando la lucha por los derechos civiles estaba en su apogeo, para mostrar, en ‘la era Trump’, el daño que le hacen a la sociedad las legislaciones discriminatorias contra las minorías raciales.

Quizás por eso, por realizar una defensa frontal de las minorías es que Hidden Figures fue nominada en la categoría de Mejor Película de los Premios Óscar, ya que, a pesar de ser una buena cinta, con una historia entretenida, no estaba a la altura de las demás aspirantes.

Fue una candidata políticamente correcta de los miembros de la academia para apaciguar la tormenta de críticas que se desataron en la ceremonia 2016 por no haber tenido en cuenta a actores de raza negra, a pesar de las grandes interpretaciones que hubo.

No estaba a la altura porque es muy superficial; aunque aborda un tema muy interesante, no lo profundiza más allá de un par de escenas refleja la dramática situación de una mujer negra trabajando en un área exclusiva para blancos, y prefiere desviarse por la parte rosa, por las relaciones de pareja, que no aportan al conflicto principal.

Si bien las actuaciones de Taraji P. Henson como Katherine Johnson, Octavia Spencer como Dorothy Vaughan y Janelle Monáe como Mary Jackson logran complementarse, ninguna trasciende ni se queda en el recuerdo. Spencer fue nominada para cumplir con una cuota.

Por el contrario, Kevin Costner como Al Harrison, director del Grupo de Tarea Espacial, realiza una excelente actuación, le da matices suficientes a su personaje para llevar al público a preguntarse si en realidad es o no un racista. Él protagoniza una escena memorable,  de las pocas que conmueven.

Kirsten Dunst como Vivian Mitchel es otro punto destacado, se sale de su molde, de su zona de confort y por momentos es irreconocible.

Jim Parsons como Paul Stafford, es Sheldon Cooper, sin la gracia de The Big Bang Theory. Le costará mucho desencasillarse de ese papel.


Figuras Ocultas es una buena película para disfrutar en un domingo por la tarde y olvidarla al lunes por la mañana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

Gladiadores con raqueta

Cambiar la historia del tenis era la misión de Björn Borg y John McEnroe, cuando llegaron al campeonato de Wimbledon, en 1980. Si ganaba, el primero alcanzaría ese título por quinta vez consecutiva, todo un hito para su carrera deportiva, en la que ya ostentaba el puesto número 1 del ránking de la época, con tan solo 24 años. Por su parte, McEnroe, la estrella en ascenso, llegaba con la misión de obtener por primera vez la copa de ese torneo, y era visto por la prensa especializada y el público como el único capaz de arrebatarle la gloria a su rival sueco. Ese camino, desde su aterrizaje en Londres, hasta el partido final, recordado como uno de los más sublimes de la historia del tenis, es enmarcado por el director Janus Metz, en la cinta Borg-McEnroe, un thriller que traslada el suspenso a la cancha, y que convierte a ambos deportistas en personajes merecedores de una historia en pantalla grande. ‘El Hielo’ y ‘El Fuego’, como fueron llamados en distintos medios de c