Ir al contenido principal

Belleza Inesperada: Un cuento de Navidad y de autoayuda



Belleza Inesperada es una película efectista, que consigue su objetivo de provocar tristeza; lo malo es que mientras algunos espectadores se conmueven por el drama, para otros el sentimiento es consecuencia del aburrimiento y de ver cómo se desperdició un gran grupo de actores y una buena idea original.
Howard (Will Smith) es un exitoso publicista de la ciudad de Nueva York, cuya vida cambia cuando sufre una tragedia que lo sume en una profunda depresión. Aislado, ensimismado, huye de la realidad escribiéndole cartas al universo. Entre tanto, su negocio empieza a verse amenazado, las más importantes firmas quieren desvincularse por su falta compromiso.
Cuando sus mejores amigos, a la vez socios, ven ese ‘monstruo’ que se cierne sobre la empresa, conciben una estrategia un poco excesiva, para recuperar a su viejo amigo y salvar la compañía, aunque ignoran que su idea también terminará afectándolos.
Belleza Inesperada es una película sobre cómo los seres humanos enfrentan las tragedias, cómo se rebelan ante el destino y sus giros injustos, y sobre cómo pueden recuperar el sentido de la vida cuando comprenden la relatividad del tiempo, el impulso vivificante de la muerte y la trascendencia del amor.
Aunque todo ello suena muy bien, la película se queda corta, los giros narrativos bruscos y la superficialidad de los personajes hacen que la trama quede con bases endebles y se derrumbe muy rápidamente.
Belleza Inesperada intenta ser un cuento de Navidad, al estilo de los grandes clásicos de Frank Capra, pero se pierde en una fórmula manipuladora, por querer provocar la lágrima fácil se queda en una historia simple de autoayuda.
Entre los aspectos positivos está que el director David Frankel, que tiene en su filmografía buenas obras como El Diablo Viste a la Moda, aprovecha muy bien los escenarios de la ciudad de Nueva York en época navideña, para contrastarlos con la oscuridad por la que atraviesa el personaje principal.
El elenco
Will Smith es un gran actor: carismático, versátil y expresivo; para gran parte del público basta con verlo anunciado en algún cartel para sentirse atraído por sus películas. En Belleza Inesperada tiene una buena interpretación, es capaz de transmitir el dolor que enfrenta su personaje, sin embargo, el rol está mal concebido, es plano, durante el metraje no evoluciona, debido a que el director prefirió omitir su presentación para provocar una sorpresa en el desenlace, que carece de importancia para el mensaje final de la cinta.
Los demás, un elenco de lujo: Edward Norton, Kate Winslet, Michael Peña, Naomie Harris, Helen Mirren, Keira Knightley cumplen satisfactoriamente, pero padecen el mismo problema de Smith, no tienen un gran desarrollo de personaje, sus historias parecen insertadas a la fuerza, se resuelven con muchos diálogos y son muy predecibles.
Sin la magia de sus predecesoras

Quizás algunos relacionen Belleza Inesperada con En Busca de la Felicidad y con Siete Almas, otros dos largometrajes que plantean reflexiones similares sobre la vida y que también son protagonizadas por Will Smith. Sin embargo, aquellas tienen historias más sólidas, más redondas, más simples, que con menos puntos de giro, transmiten mucho más.

Belleza Inesperada se queda en un nivel inferior y aunque no será un clásico, pronto se convertirá en uno de los filmes preferidos para ver en televisión durante las fiestas decembrinas, de esos que se olvidan durante el resto del año.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …