Ir al contenido principal

Diez grandes películas que nos dejó el 2017

Decir que son las mejores películas del año pasado sería pretencioso e injusto; aún falta mucho por ver y cualquier apreciación, por su naturaleza misma, es subjetiva. Así que este es solo un espacio para compartir, para sugerir películas que por su historia, efectos, estructura narrativa, interpretaciones o banda sonora, tienen una alta posibilidad de sorprenderlo, conmoverlo, emocionarlo, aterrarlo o alegrarlo. Eso sí, no necesariamente tenemos que estar de acuerdo, pero quizás coincidamos en que estas películas, de una forma u otra, marcaron el año que acaba de culminar.

10. La mujer maravilla


No es la tradicional película de superhéroes, es la historia de cómo una mujer se enfrenta por primera vez a las pasiones que mueven al mundo. Con ternura y mucha inocencia, Diana Prince debe aprender cuan bajo puede llegar la mezquindad humana o hasta qué punto hay seres capaces de sacrificarse por amor. Trama simple, momentos divertidos y mucha química entre los protagonistas hacen de La Mujer Maravilla una gran experiencia.

9. It


It es una aventura juvenil, con visos de drama y suspenso, que tuvo su gran punto a favor en la construcción de personajes, siete niños que, mientras trataban de vencer al maléfico Pennywise, se ganaron el aprecio de muchos espectadores por su carisma y naturalidad.

El director argentino Andrés Muschietti realizó una puesta en escena original con planos secuencias y efectos prácticos que le dieron credibilidad a la historia.

En esta ocasión el buen recuerdo que teníamos de la miniserie de los años 90 fue enaltecido y superado.

8. Los Meyerowitz


Película escrita y dirigida por Noah Baumbach, es una excelente comedia dramática que plasma las relaciones disfuncionales de una familia de Nueva York.

Cuenta con un guion sólido que no busca complacer al espectador con un desenlace esperanzador, sino que transmite muy bien la crudeza de la vida, que, por lo general, suele ser inclemente, despiadada.

Su narrativa, con acercamientos repentinos, cortes bruscos entre planos, diálogos donde los personajes no se escuchan, sino que solo esperan su turno para hablar (como en la vida real), recuerdan los dramas de Woody Allen; mientras que los encuadres y algunos movimientos llevan a pensar en el gran Wes Anderson.

Quizás se trate de la mejor cinta que, hasta la fecha, ha lanzado la plataforma Netflix.

7. Huye


Basta con decir que se trata de una de las mejores cintas de suspenso que se ha filmado en los últimos años, con un guion muy bien construido, mordaz a la hora de plantear las tensiones raciales de la sociedad estadounidense, y sutil al momento de establecer los detalles que van desvelando los misterios.

La historia se complementa con una fotografía original, que no cae en los clichés del género, y con una banda sonora que aumenta o disminuye la tensión de las secuencias.

Daniel Kaluuya, recordado por haber protagonizado uno de los capítulos de la tercera temporada en la aclamada serie Black Mirror, logra una excelente interpretación, que le hace sentir al espectador el temor, la desesperación y el odio.

6. Your Name


El ánime japonés no podría quedarse por fuera de este listado. Cada año tiene propuestas más sorprendentes que refrescan el género y transmiten la riqueza cultural de un gran país. Your Name cuenta la historia de dos adolescentes (un chico y una chica) que, sin conocerse, misteriosamente empiezan a cambiar de cuerpo, y deben aprender a asumir cada día los retos que implican ser ese otro.

Es una historia de amor donde el tiempo gira, se enreda, se rompe y luego se vuelve a unir para regalarnos un final inesperado. Todo enmarcado en unos dibujos hermosos que parecen sacados de un sueño.  

5. Logan


Desde Batman: el caballero de la noche, no se había especulado tanto alrededor de una cinta de supehéroes que pudiera ser nominada a mejor película en los Premios Óscar. Y es que Hugh Jackman se despidió con altura del papel que lo consagró como una estrella.

La historia de un decaído Logan en un viaje por rescatar al profesor Xavier y a la última esperanza de la raza mutante, se constituye en una aventura memorable, llena de dolor y angustia.

4. Dunkerque


Por el manejo de la iluminación, por los encuadres, por los efectos especiales (prácticos y convincentes) y por la increíble puesta en escena, Dunkerque está entre las películas que se recordarán por muchos años.

Sin embargo, su punto más alto no es el qué, sino el cómo. El gran director Christopher Nolan nos muestra un suceso histórico desde tres puntos de vista diferentes, desde tres escenarios distintos, desde tres momentos lejanos y aun así todo se siente armónico, sincronizado con sutileza y maestría.

3. La guerra del planeta de los simios


A partir de un guion bastante sólido y la magnífica interpretación del actor Andy Serkis, el director Matt Reeves desarrolla una excelente historia en la que sumerge al público en la lucha que tiene que afrontar César entre la bondad y la venganza; entre liberar humanos como un gesto de paz y asesinar a simios; entre decidir acompañar a su especie en un viaje en busca de un lugar más pacífico o abandonarla para conseguir su objetivo personal.

La cinta va de menos a más, pero no es lenta, cada escena tiene una justificación clara dentro del argumento y cada personaje secundario aporta elementos que consolidan el objetivo de explicar cómo fue que La Tierra pasó a ser dominada por simios.

Por supuesto, los efectos especiales merecen una mención de honor, su calidad es indiscutible y, en gran medida, contribuyen a la verosimilitud de la historia. La combinación del CGI con las grandes interpretaciones mantienen al espectador al vilo, esperando una nueva sorpresa en cada instante.

2. Coco


Coco es una película completa, redonda, que te hará reír, que te va a sorprender y, sin duda, te hará llorar. Al adaptar una de las tradiciones más hermosas de la cultura mesoamericana, como lo es el Día de Muertos, consigue avivar la fascinación que el mundo entero tiene por los insondables misterios del más allá. ¿Quién no quisiera tener la oportunidad, aunque fuera por una sola vez, de encontrarse con aquellos seres que amó, pero que se le adelantaron en el camino?

El guion es simple, contundente, tiene muy claro el mensaje que quiere transmitir y un par de giros insospechados que lo convierten en la piedra angular de hermosa travesía animada. Los personajes están muy bien construidos, son sólidos, con las motivaciones bien establecidas.

En cuanto a la animación, técnicamente es maravillosa, el nivel de detalle en los gestos de las personas, en las expresiones de las calaveras nunca antes se había visto en película animada.

1. La mujer del animal


Es un documento audiovisual que trasciende, que toca fibras y denuncia, sin ambages, el maltrato que tienen que enfrentar muchas mujeres en los barrios más pobres de este país.

La trama transcurre a mediados de la década del 70’, en el barrio Uno de Medellín, donde Amparo, una jovencita de 18 años, es secuestrada por un ladrón, asesino y violador de niñas al que todos reconocen con el remoquete del Animal.

La cinta resume los siete años de infierno que vive Amparo. Las reiteradas violaciones, las tundas, los celos sin sentido, las arrastradas del pelo, los insultos, las bofetadas, las patadas y la confinación a un rancho de tablas y plástico, donde no tiene dónde dormir, ni muchos menos qué comer.

Durante los 120 minutos de duración, no hay respiro para el público que, escena tras escena, se irá llenando de odio, de ira, de ganas de querer hacerle pagar al Animal todos los vejámenes que le hace pasar a Amparo. Ni siquiera el desenlace es suficiente para sentir alivio. No, al final se siente el corazón arrugado, el alma dolida y la impotencia por no haber podido hacer nada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …