Ir al contenido principal

Frances Ha: explorando a la diosa del 'mumblecore'




Frances es una aspirante a bailarina de 27 años que, después de vivir un largo tiempo con su mejor amiga Sophie, debe enfrentarse a la inestabilidad, a la soledad y a la madurez, cuando esta decide irse a vivir con su novio. Mientras que su ‘otra mitad’ se encamina a la vida adulta, Frances parece quedarse a la deriva, mirando todo, aún con ojos de niña, y huyendo de la responsabilidad.

Greta Gerwig, premiada recientemente con el Globo de Oro a Mejor Película Comedia/Musical, co escribió y protagonizó Frances Ha, película de 2013, dirigida por Noah Baumbach, que se destaca entre las propuestas más creativas del movimiento ‘mumblecore’.

Este subgénero aborda comúnmente historias de jóvenes que se acercan a los 30, suele contar con actores naturales o recurrir a la improvisación de los mismos para construir sus escenas, y no requiere de un alto presupuesto de producción; una mezcla que se nota diferente, pero que a la vez es refrescante.

Frances Ha es narrada en blanco y negro, y cuenta con un reparto poco conocido, pero que consigue una interpretación genuina. En su protagonista, Gerwig, se hace evidente la espontaneidad, que puede venir tanto del personaje, como de su actriz, y que crea gran afinidad con el público.

No hacen falta importantes picos de emoción para que su actuación sea sólida, ya que, durante cada situación que plantea la historia, refleja la ingenuidad, dulzura y deseo de aferrarse a su realidad de veinteañera despreocupada, para después llegar a la nostalgia e, incluso, a la desesperanza.

A pesar de que se enfoca en un tramo de la vida que puede tener mucho drama, el director, que también ha estado detrás de propuestas como The Meyerowitz stories o Margot at the wedding, consigue un toque cómico en sus diálogos y situaciones, pero alejado de la comedia regular norteamericana, por lo que vale la pena advertir que no todos reirán.

Detalles como las locaciones, el vestuario y la escenografía se quedan en lo simple, como si no tuvieran la intención de impactar o adquirir relevancia, pero consiguiendo lo contrario, pues suman al nivel de identificación que pueden sentir los espectadores.

La banda sonora definitivamente debía contener piezas de música alternativa e instrumental, que se asemejan a algunas canciones de la cinta francesa Amélie. Este coctel musical combina muy bien con la historia, sus personajes y escenas, redondeando la identidad del filme.

Cabe resaltar que al verla por primera vez y, en especial, si es una de las primeras experiencias con esta corriente cinematográfica, la película puede parecer un poco sosa, por las situaciones repetitivas que muestra y por el camino plano que transita, el cual parece tedioso en el séptimo arte. Contradictoriamente, ese elemento del relato también es la base más firme del estilo, ya que borra cualquier barrera estética o de admiración entre la protagonista, demás personajes y el público, que puede sentirse cercano, comprender a profundidad esas penurias y disfrutar de la naturalidad e indecisión con la que también fluyen -o fluyeron- sus días. 
  
Frances Ha es una oda a la monotonía y a la duda de la segunda década de la vida; una narración tan cercana a la incertidumbre de vivir, que da la impresión de haber captado en secreto la rutina de una joven normal. Sin embargo, ella hoy se ha convertido en un referente y es la musa de un nuevo tipo de ficción.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas