Ir al contenido principal

Diamantes en bruto, una cinta incómoda, para sufrir y disfrutar




@kalosw

Howard Ratner es un tipo despreciable, trata mal a sus empleados, amigos y familia, es adicto a las apuestas y está acosado por las deudas. Como propietario de una joyería, ubicada en el barrio de los diamantes de la ciudad de Nueva York, les vende únicamente a ricos y famosos. 

Un día, motivado por la aparición de una piedra sumamente valiosa, cree por fin va a salir de sus problemas económicos, pero nada va a resultar como él espera porque Howard tiene una curiosa habilidad para tomar malas decisiones y estropear aquello que le sale bien. 

Si no fuera por el carisma que Adam Sandler le imprime a este personaje, seguramente cualquier espectador se sentiría feliz de verlo descender al fracaso, pero Sandler genera tal empatía, que durante 135 minutos solo provocará angustia, estrés e incomodidad por lo malo que le pueda suceder. 

Gracias a Netflix y a la gran productora A24, hace tres semanas se estrenó Diamantes en Bruto, la más reciente película de Ben y Joshua Safdie, dos directores cuya filmografía está precedida por obras impresionantes, pero desconocidas como Good Time. En este último trabajo demuestran que son autores, de un estilo definido por la cámara en mano, los ritmos frenéticos, las mezclas de planos sonoros capaces de reflejar el caos de la vida misma y la fotografía psicodélica, con colores neón, para construir un realismo urbano casi ensoñador.

A esta altura del año todavía es difícil entender por qué está película no tuvo ni una sola nominación a los premios de la academia, más allá de la actuación de Sandler y de la gran dirección, contó con un guion sólido, lleno de giros inesperados, que se cimienta en un personaje principal, pero, a partir de tramas secundarias, va desarrollando los demás roles, dándoles muchas capas y profundidad.

Hay que destacar que varios de esos personajes son interpretados por actores naturales o debutantes como es el caso del ex jugador de baloncesto Kevin Garnett, quien se encarna a sí mismo y se encuentra en uno de los puntos detonantes de la historia. 

Diamantes en bruto no es recomendable para alguien que esté buscando mero entretenimiento u olvidarse de la vida, por el contrario, es para quienes quieran perderse en una historia tan real, como agobiante sobre un personaje antipático que, como cualquiera en la vida, comete una y otra y otra vez el mismo error esperando resultados diferentes. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas