Ir al contenido principal

Un culto a la libertad



Por Camila Caicedo

La fe mueve montañas, pero también puede cerrar mundos y aprisionar personas. Entre rituales, rezos y cantos se encuentran algunos que no logran sentirse identificados con su creencia (cualquiera que sea), y son aquellos a los que no les quedan más alternativas que perderse a sí mismos, en medio de obligaciones, o escapar, para por fin encontrarse.

Una historia que habla sobre el abandono de un “régimen”, como puede ser considerada, por muchos, la comunidad judía ortodoxa de Satmar, en Williamsburg, Nueva York, es el nuevo éxito de Netflix, la meticulosa miniserie, en materia de investigación social, Unorthodox o Poco ortodoxa.

La vida de Esty, una joven que decide huir de su mundo, inmerso en ese grupo religioso, que está lleno de normas propias e ideales impuestos, como recuperar la cantidad de vidas perdidas en el Holocausto nazi, con nuevos nacimientos, es el argumento central de la producción, que lleva a su personaje principal en un recorrido entre las doctrinas de su pasado y el descubrir de un nuevo mundo, en Berlín.

Primero, debo reconocer que el hecho de que esta serie presente la liberación de una mujer joven de un sistema de naturaleza machista me parece, no solo atractivo, sino también urgente, ya que nos lleva a dimensionar los niveles de maltrato que se escudan en los mandatos de un dios supremo, un estilo de vida ‘ideal’ y en la pureza. 

La actuación de Shira Hass, que interpreta a Esty, permite reconocer los motivos y las decisiones de su personaje. Con sus gestos, evidencia su batalla interna por encajar, en ambos mundos, y el paso a paso que exige cambiar de vida: la frustración, el miedo y los ápices de seguridad que aparecen cuando no queda más que creer en sí misma.

En el guion de Anna Winger, Alexa Karolinski y Daniel Hendler, que está inspirado en el libro Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots, de Deborah Feldman, y que narra la historia real de su vida, se va tejiendo un paralelo entre el pasado de la joven, sus costumbres judías, y su presente, en busca de la libertad. Así, podemos notar cómo Nueva York se pierde entre el modo de vida de los Satmar, tanto que puede ser difícil reconocerla en las escenas, e identificar las restricciones frente al acceso a la tecnología, a la escogencia de pareja, y la ropa y peinados establecidos que hacen parte de esa cultura. 

Por su parte, la capital de Alemania resplandece en pantalla, mostrando su lado más diverso, menos rígido o colonial, para representar una modernidad que contrasta con el conservadurismo, e incluso con la misma Esty. Según lo dicho por los guionistas, en el documental Unorthodox: Detrás de cámaras, que también está en Netflix, esta parte de la historia es distinta a las vivencias de Feldman. 

El idioma es otra de las características más importantes de esta propuesta, ya que gran parte del tiempo los actores hablan en yiddish, la lengua que conservan las comunidades judías ortodoxas en el mundo, lo que era muy necesario, para que la serie fuera lo más cercana posible a la realidad, y además porque nos permite dimensionar el nivel de aislamiento y rigurosidad con el que son criados sus hablantes.

Allí se percibe el gran despliegue que tuvo la producción, para procurar que el elenco fuera cercano o dominara dicho lenguaje, y para que todos los detalles culturales fueran tenidos en cuenta, permitiéndole al público conocer desde adentro ese modo de vida.

La directora, Maria Schrader, también logra que nos sintamos cercanos a su protagonista, al presentar de una forma crítica cómo el ignorar lo que sucede en el mundo, más allá de nuestro propio medio, nos ata las manos para tomar decisiones. 

En sus 4 capítulos, que son suficientes y fácilmente maratoneables, Schrader no teme cuestionar ‘lo sagrado’, para defender la libertad, para darle el valor que se merece. Incluso, podría decirse que genera preguntas acerca de ese mismo elemento en todos los personajes, especialmente en aquellos que parecen ser los elegidos para coartarlo, pero sin la necesidad de que como espectadores conozcamos sus respuestas.

Así, creo que Unorthodox es una oda a la libertad, a la justicia de ser, más allá de las reglas sociales establecidas; un recorrido por una realidad ajena, que mantiene alerta los sentidos, y el nacimiento de un nuevo tipo de heroína, que simplemente, al seguir su instinto, ya está ganando una batalla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

Toy Story 4, un nuevo comienzo

Pixar nos engañó, después del final de Toy Story 3, nadie esperaba una cuarta parte de la saga. La historia del vaquero Woody y sus amigos había sido divertida, triste y nostálgica; luego de más de 15 años, daba la impresión que habían conseguido un cierre redondo a partir de la aparición de Bonnie, como la nueva propietaria de los juguetes, y de la conmovedora despedida de Andy.
Pero cuando pensábamos que las aventuras de los juguetes habían finalizado, nueve años después, la casa productora nos presenta un nuevo capìtulo que, sin desprenderse totalmente de sus predecesores, da un giro inesperado a la franquicia y abre la puerta para un universo más grande que, incluso, podríamos llegar a ver en una futura serie. 
Nos engañó, además, porque esta historia es mucho mejor de lo que prometían los avances, es divertida, emocionante y, por momentos, aterradora.
De qué trata
En su primer día de guardería, Bonnie crea con restos de basura a Forky, el cual se convierte en su juguete favorito. Per…

Mi primera vez con Sex Education

Por Camila Caicedo.
Todo el mundo hablaba de Sex Education, en redes sociales. Se acababa de estrenar su segunda temporada, y yo, que no soy muy de ver series y maratonear, aún no me había sentido atraída por ella, a pesar de que llevara un año entre las sugerencias que me daba la plataforma. Sin embargo, muchos comentarios acerca de una escena relacionada con unión femenina me hicieron decidirme a verla.
Esta es una producción inglesa, que hoy tiene dos temporadas, de ocho capítulos cada una, que duran aproximadamente 50 minutos. Su argumento se basa en la historia de Otis, un joven de 16 años, que cursa la secundaria y es hijo de una sexóloga. Un día, se atreve a dar un consejo sexual a un compañero, a pesar de su nula experiencia y, al salir todo bien, inicia una ‘clínica’ de asesoría sexual, con Maeve, una de sus compañeras, para ganar dinero.
Con una premisa como esta y un lenguaje totalmente abierto, fue casi inevitable no seguir la historia y querer saber qué pasaría en el sig…