Ir al contenido principal

Las pequeñas cosas que arruinan todo


Por @kalosw

Los Ángeles, California, década del 90. Es casi la medianoche, en una autopista desolada, una joven conductora se da cuenta de que algo no anda bien. La están siguiendo. Detiene su vehículo al lado de un motel ubicado al costado de la vía para pedir ayuda… grave error, todo está cerrado, no hay nadie que la pueda socorrer. Se esconde entre la hierba que rodea la parte trasera de la casa, casi no puede respirar, está tiritando, gritar es innecesario, quizás no hay nadie en varios kilómetros a la redonda. Trata de mirar a la carretera para comprobar si pudo evadir a su perseguidor, y no lo logró. Un camión se ha detenido junto a su auto y, desde su escondite, la joven observa que el conductor es un sujeto delgado, de botas negras, pero no le alcanza a ver el rostro. El tipo desciende del vehículo, con parsimonia, como midiendo cada paso. Se dirige hacia ella, es como un depredador que acaba de percibir el miedo de su presa y está a punto de devorarla… no hay manera de escapar.   

Pocos días después, desde el condado de Kern, el viejo sheriff Joe ‘Deke’ Deacon es enviado a Los Ángeles a recopilar pruebas, una encomienda rápida de ir, recoger y volver. ‘Deke’ es una leyenda en ese departamento de Policía, en el pasado fue el detective más prestigioso de la unidad y todos lo recuerdan por ser el mejor de su generación. Resolvió los casos más complejos, pero hay algo que lo atormenta, se obsesionó tanto con atrapar a un asesino en serie, que esto desencadenó en su divorcio y en un ataque cardíaco.  

Cuando el joven detective de homicidios Jim Baxter se da cuenta de la experiencia de Deacon, le pide colaborar para dar caza a un nuevo asesino que atemoriza a las jóvenes mujeres del estado. Parece que es la oportunidad de Deacon para reivindicarse con su pasado y resolver un caso muy similar al que lo condenó al retiro anticipado, así que pide vacaciones para investigar en su tiempo libre. Gracias a su instinto, pronto dan con el primer sospechoso, Albert Sparma, alguien a quien le apasionan los asesinatos y que tiene información que no debería sobre las víctimas, pero no hay evidencia contundente que lo incrimine.  

Con base en los pequeños detalles: un gesto, el tono de la voz, un lugar, los investigadores están convencidos de que él es el criminal, pero Sparma hace gala de un despreciable cinismo, como si disfrutara ser sospechoso, como si burlarse de los policías le generara placer.  

Mientras dan vueltas en ese laberinto sin salida, los demonios del pasado de Deke regresan para atormentarlo, mientras que Baxter trata de contener sus impulsos para evitar hacer justicia con sus propias manos. 

Pequeños secretos es el nombre que en Latinoamérica se le dio a esta cinta protagonizada por Denzel Washington, Jared Leto y Rami Malek. Uno de los primeros estrenos del 2021 y que aún se mantiene en la cartelera local, pese a que ha generado reacciones encontradas en los espectadores.  

La propuesta narrativa del director y guionista John Lee Hancock recuerda películas de culto, del mismo género de suspenso policíaco como Seven, Zodiac o El silencio de los inocentes, especialmente por la relación que hay entre los investigadores y por la concepción del villano, cuya capacidad para burlar a los detectives resulta tan cautivadora como entretenida. Sin embargo, el relato, que consigue atrapar al espectador, en la introducción, y ponerlo en ese rol de investigador, se destempla en la medida en que se llega al nudo de la historia y a un final casi anticlimático, en la que unas cuantas escenas de retrospectiva explican el porqué de las acciones de los personajes y deja una conclusión abierta que no funciona para todo el mundo.  

En cuanto al talento interpretativo, la película tiene un casting de lujo, los 3 actores principales han sido premiados merecidamente en el pasado, pero, en este caso, Malek en el papel de Baxter desentona, se ve incómodo, como si tratara de imitar a alguien más. Cada vez que está en escena provoca un cortocircuito con los espectadores, lo cual es determinante para sentir que algo falla, porque sobre él recae uno de los principales giros de la historia.  

En cambio, Washington -como Deek- demuestra, de nuevo, que es uno de los grandes actores de su generación y sin importar el paso de los años, su carisma es innegable. Es él quien levanta un poco la película cuando Malek está en pantalla. 

Leto, por su parte, es quien se lleva todos los aplausos. El antagonista es un ser insoportable, cuya sagacidad para evadir a los investigadores y mofarse de ellos resalta cada vez que está en cuadro, por esa razón está nominado para los próximos Globos de Oro. 

The little things –nombre original- es una cinta entretenida que, paradójicamente, falla en asuntos menores, pero, así como ella misma lo plantea en su premisa, a veces, esos pequeños detalles suelen arruinarlo todo. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

The Wolf of Wall Street

Leonardo Dicaprio en un papel en el que demuestra todas sus destrezas como actor, un personaje que atraviesa varias etapas, desde la gloria absoluta hasta la decadencia y el fracaso. Una historia de cómo un negocio subió como una espuma de sexo, drogas y dinero, y cayó en picada, dejando una nube de polvo. Martin Scorsese, director de este filme, tuvo una gran producción, recreando mansiones, automóviles, orgías y fiestas, impactando a los espectadores con la cantidad de lujos y derroche que ostentaron los personajes en la vida real. No obstante, Scorsese se extendió de más, dándole mucho espacio al festejo, dejando la trama central para después de la primera hora, es decir, que el clímax de la actuación de Dicaprio llegue mucho después del inicio de la película. Un negocio bien planteado, el éxito de toda una compañía que se desvaneció, por los excesos de sus miembros, pero que sigue siendo un ejemplo de habilidad, por lo que su personaje principal merece ser exalt

Compartir el mismo cielo

Por Carlos López. “¿Nunca has sentido que acabas de pasar un día increíble, pero luego llegas a casa cansado y deprimido?”, Aftersun. Imagina por un momento poder ingresar a un recuerdo, poder revisar aquellas experiencias que tuviste cuando apenas empezabas a conocer el mundo, cuando no había preocupaciones en el horizonte y el único afán era poder divertirse antes de que llegara la noche. Piensa en eso que compartiste con tus seres queridos durante un viaje, esas vacaciones que te marcaron para el resto de tu vida. Ahora, al ver con los ojos de la nostalgia te percatas de que en realidad había personas dispuestas a darlo todo por ti, sin revelarte las afugias que debían pasar para conseguirlo. Entenderás cuánto les dolía la incapacidad de cumplir con tus deseos más superficiales, pero, sobre todo, te darás cuenta que no siempre hay un mañana y que quizás todos los días se vive por última vez. Aftersun, ópera prima de la directora británica Charlotte Wells, cuenta la historia de Sop

Sin novedad en el frente

Por Carlos López. Quizás una imagen del infierno resulte más apacible que las secuencias de batalla que con suma dureza son retratadas en la película alemana Sin novedad en el frente (2022). Esta nueva adaptación de la novela del mismo nombre cuenta cómo el joven e ingenuo Paul Bäumer decide enlistarse en el ejército alemán, obnubilado por la emoción de alcanzar la gloria y defender el honor de su país, porque para él y sus tres amigos combatir en el frente occidental de la Gran Guerra es una aventura, unas vacaciones para demostrar la valentía del pueblo liderado por el káiser, aunque pronto se percata que la realidad es cruenta, dolorosa y horrenda.  En las trincheras no hay gloria, hay fango, sangre, frío, ratas, mierda. No hay honor,  solo el afán de sobrevivir, de no caer ante las balas que zumban entre las detonaciones. Tampoco hay gloria, la lucha no es entre héroes, ni siquiera entre generales, es entre muchachos inexpertos que disparan a la nada, fingiendo gallardía, a pesar