Ir al contenido principal

Apoyando al entrenador


Por Camila Caicedo

La pandemia nos tiene agotados. La incertidumbre, el encierro y las miles de precauciones que implican ver a un amigo son tediosas, por lo que a la hora de ver televisión, puede ser que, más que entretenimiento, busquemos un abrazo reconfortante.

Esto es lo que sucede con Ted Lasso, una serie de Apple TV +, que presenta la historia de un entrenador de fútbol americano que es contratado para ser director técnico del AFC Richmond, un equipo de la Premier League que está al borde del descenso; algo que parece estúpido, pero que hace parte de la estrategia de Rebecca Welton, la dueña del club que, después de divorciarse, solo quiere hundir al conjunto de los amores de su ex esposo. 

Con esta premisa, la serie llama la atención y crea una expectativa centrada en la manera en cómo el fútbol resulta incomprensible para los estadounidenses y sus confusiones con términos, jugadas y leyendas de ese deporte. Sin embargo, Ted Lasso va mucho más allá del chiste fácil, pues su personaje principal, pese a lucir ingenuo, es un soplo de buena actitud, que no se deja abrumar por el descontento de los jugadores y de los fanáticos, porque está seguro de que tiene algo positivo para entregar. 

Así, esta empieza a transformarse en una cómica historia acerca de lo extraño que es ver a alguien tan genuinamente cordial y a la vez tan dispuesto a generar un cambio en el pesimismo, ira y narcisismo de algunos personajes, además de hacer todo lo posible para llevar a su equipo a la victoria, sin importar lo poco que conozca del deporte. 

El actor Jason Sudeikis, recientemente galardonado con el Golden Globe a Mejor Actor de una Serie Comedia o Musical por este personaje, hace un trabajo ejemplar, pues la actitud de Ted luce auténtica todo el tiempo, nunca reforzada o empalagosa, y tiene también sus propios momentos de oscuridad y tristeza, lo que le da un matiz más allá de su rol como entrenador. 

Sudeikis, además, es uno de los creadores de esta propuesta, en compañía de Bill Lawrence, John Kelly y Brendan Hunt (quien interpreta a su amigo Coach ‘Beard’), que surgió de una campaña publicitaria que hizo el actor en el 2013, para promocionar la transmisión de partidos de la Premier League en NBC. Según entrevistas, a partir de esto fueron desarrollando la idea, llegando incluso a crear a Richmond en el videojuego FIFA, en el que todos siguen interactuando, pese a las medidas de confinamiento. Algo muy al estilo Lasso.

Por otro lado, la serie no solo presenta las vivencias del entrenador, sino que también se adentra en otros personajes muy bien construidos y que están alineados con esas figuras esenciales de las escuadras de fútbol, como el goleador insoportable Jamie Tartt, la ex estrella enojada que está a punto del retiro Roy Kent, y el jugador extranjero que apenas se está adaptando Sam Obinsaya, que se convierten en esos huesos duros de roer para Lasso, y también en sus motivos para plantear nuevas tácticas de acercamiento. 

De igual manera, se destaca el personaje de Hannah Waddingham, Rebecca, la dueña del equipo, que desde las malas intenciones y la venganza, tiene que soportar las muchas contradicciones que le genera su nuevo empleado, con su saludo matutino, los regalos frecuentes y su sonrisa. 

Con toda esta batalla entre egos y amabilidad, Ted Lasso, como serie, consigue hacer brillar a todo su equipo, con un producto que, más allá de buenas actuaciones y magnífico guion, cuenta con una gran ejecución de las escenas en el campo de juego y en la tribuna, y una banda sonora muy entretenida, con grandes clásicos de artistas británicos como Robbie Williams, David Bowie y Oasis.

Se espera que pronto se estrene una segunda temporada, para así seguir ofreciendo a sus espectadores risa y motivación, como si también hicieran parte del club, provoncándoles el deseo de ver ganar a Richmond y de vivir con un poco de esa simpatía con la que Ted se enfrenta a lo improbable.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un acto sincero de bondad...

Por @kalosw Jesper es un joven holgazán y apático. A pesar de ser el heredero de una importante compañía del servicio postal no le interesa prepararse para manejar el negocio, así que su padre decide enviarlo a Smeerenburg, una isla en el círculo polar ártico, donde deberá instalar una oficina de correo y entregar, en el transcurso de un año, 6.000 cartas, de lo contrario no recibirá un solo centavo de la fortuna familiar.   Acostumbrado a comer en bandeja de plata y a dormir entre sábanas de seda, Jesper descubre que Smeerenburg es un pueblo gris, sin alegría, donde dos clanes, los Ellingboe y los Krum, están en conflicto desde tiempos inmemoriales, siendo tal la rivalidad que ni siquiera los niños son mandados a la escuela para que no se mezclen “con los engendros de los enemigos”.  En esa isla apartada del mundo, repleta de vecinos iracundos, helados, distantes y violentos, trata de ingeniárselas para cumplir con su misión, pero cada vez que lo intenta fracasa, pues a nadie le inter

El abogado del mal

Richard Ramsey es un abogado que siempre pierde. En su historial de juicios no se encuentra ninguno exitoso, y él mismo lo reconoce. Su nuevo cliente es el hijo adolescente de una pareja amiga, principal sospechoso del asesinato a sangre fría de su padre, y que desde el inicio del proceso no ha querido decir nada. Con muchos factores en su contra: huellas dactilares en el cuchillo y una confesión en el lugar de los hechos, Ramsey tiene el deber de conseguir la pena mínima para el joven, a costa del historial maltratador del padre y de cualquier vacío que detecte en el argumento rival. Keanu Reeves y Renée Zellweger protagonizan The Whole Truth o, su mal logrado título en español, El Abogado del Mal, que desde el primer momento será asociada con El Abogado del Diablo, de 1997, para desvelar poco a poco una historia mucho más monótona. La corte es el escenario casi permanente del filme, en el que se recrean los elementos de un juicio: el discurso de cada uno de los legistas

Untarse de pueblo

Daniel Montavani, un escritor argentino que acaba de recibir el premio Nobel de Literatura, ha sido invitado a visitar Salas, el pueblo en el que nació y del que salió hace cerca de 40 años, sin nunca regresar, para recibir el título de ciudadano ilustre. Esta propuesta le genera curiosidad, a pesar del hastío que le producen los reconocimientos a su obra, y el largo tiempo que lleva sin escribir nuevo material, por lo que se dejará llevar por el instinto, para así reencontrarse con el lugar que le dio su primera inspiración. Óscar Martínez protagoniza El Ciudadano Ilustre, una película de 2016, en la que el drama y la comedia negra se combinan para presentar uno de los personajes más memorables del cine latinoamericano contemporáneo. Un hombre que se muestra cómodamente franco y mordaz, frío y desdichado, que se atreve a descubrir lo que ha pasado con su vida y la de sus coterráneos. El guion de Andrés Duprat se esmera por construir personalidades fuertes y definidas en