Ir al contenido principal

Sí, en el primer mundo también pasa



Por Camila Caicedo 

El juicio de los 7 de Chicago es la película acerca de los casi cinco meses de juicio que enfrentaron siete activistas, de diversos grupos en contra de la Guerra de Vietnam, después de ser acusados de incitación a la violencia y conspiración, durante las manifestaciones ocurridas en la Convención Nacional Demócrata de 1968, en Chicago, Estados Unidos.  

Desde el inicio, la cinta, que está disponible en Netflix, llena de emoción y adrenalina al espectador, con un contexto de la situación en el país, los movimientos a los que pertenecían cada uno de los personajes y un poco sobre sus personalidades, con una banda sonora entretenida, que no cae en el lugar común de lo trágico y heroico que les han pintado a las guerras en las que participan los estadounidenses. Solo esta primera parte ya merece un reconocimiento. 

A partir de allí, la historia se encarga de retratar todo el proceso del juicio, cómo fue documentado por la prensa y, por medio de flashbacks, el paso a paso de lo que realmente ocurrió el día de las protestas con los siete implicados.  

El guion de Aaron Sorkin, que también ha escrito cintas como The Social Network o Steve Jobs, tiene la clara intención de dar a conocer todo el sistema corrupto del gobierno estadounidense y de sus instituciones de ese momento, así como sus estrategias de manipulación y el racismo y clasismo de sus funcionarios. Algo que genera mucha frustración, pero que a la vez captura, involucra al espectador con la causa y lo apasiona. 

De igual manera, Sorkin, que también dirige esta propuesta, da lugar a mostrar el gran despliegue mediático que tuvo el proceso, el apoyo ciudadano y el carisma de los acusados, en especial Abbie Hoffman y Jerry Rubin, cofundadores del Partido Internacional de la Juventud o Yippies, que se enfrentaban al juez y hacían reír a todo el tribunal con sus respuestas “impertinentes”. Dichos personajes son interpretados por Sacha Baron Cohen y Jeremy Strong, respectivamente. 

De todos los actores de la película, Cohen es el único nominado al Oscar, en la categoría de Mejor Actor de Reparto. No obstante, el resto del elenco, que está compuesto por grandes actores de esta generación, como Eddie Redmayne y Joseph Gordon Levitt, y por estrellas reconocidas con importantes premios como Michael Keaton y Mark Rylance, resalta en su totalidad, además de generar entusiasmo por simplemente verlos en una nueva propuesta. 

Mi personaje favorito fue el abogado defensor William Kunstler, interpretado por Rylance, que creo debió contar con mayor reconocimiento, ya que representa ese camino entre la fe y la decepción de los entes estatales. Quizá fue con el que me sentí más identificada.  

Así mismo, sobresale el actor Yahya Abdul-Mateen II, que da vida al líder del partido Pantera Negra Bobby Seale, que también fue implicado en ese proceso. Su historia y ejecución del personaje es desgarradora, pero llena de dignidad. 

The Trial of the Chicago 7 tiene seis nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Película, y seguramente tendrá mayores oportunidades en las categorías de Canción original y Edición.  

Esta propuesta es un chance para conocer de primera mano los métodos oscuros que siempre se han movido en las grandes entidades gubernamentales, sin importar el país de origen, y cómo muchos movimientos y líderes son satanizados únicamente porque van en contra de esos intereses.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Una cosecha extraña y amarga

  Por Camila Caicedo Billie Holiday fue una reconocida cantante de jazz estadounidense que, a pesar de los prejuicios raciales de la primera mitad del siglo XX, logró cautivar a un público diverso: negros, blancos, hombres y mujeres, que la adoraban al verla pisar el escenario. Sin embargo, Billie estaba en la mira del FBI, por culpa de su canción más famosa, Strange fruit, la cual describe cómo eran los linchamientos de afroamericanos, en esa época, los cuales no eran condenados por el Estado, y la convirtieron en una víctima de la censura y la persecución federal, hasta el final de su vida.  The United States vs. Billie Holiday es la película que relata, a través de diversas vivencias de la cantante, la manera en que esta fue acosada por la policía, a partir de finales de la década del 40 y hasta 1959, cuando falleció por cirrosis, con esposas en el tobillo e incriminaciones judiciales.  En sus primeros minutos, esta propuesta, disponible en Prime Video, relaciona al espectador con l

Carpe Diem: Alguna razón para vivir

@kalosw Toda su vida Joe Gardner ha soñado con ser una estrella del jazz. A sus 40 años lo único que ha conseguido es ser maestro provisional en una escuela donde los muchachos carecen de pasión por la música. Trata de inspirarlos, no lo consigue. Su vida transcurre en torno a esa rutina tediosa, abúlica que se esfuma entre bostezos.  La situación cambia el día en que recibe dos noticias, primero le proponen vincularlo de tiempo completo a la escuela: más dinero y estabilidad laboral a cambio de lo que considera anclarse definitivamente a un empleo sin gracia. Segundo, un viejo alumno lo invita a presentar una prueba para tocar el piano con una de las grandes estrellas de la música jazz en el ambiente neoyorquino, Dorothea Williams. Acepta y frente ella, Joe entra en un estado de trance mágico, la manifestación de su talento en el máximo nivel, así que es contratado para tocar esa misma noche. Al menos por una vez podrá demostrar ante el público el gran músico que es y, quizás, dar el

Tragar

Por Camila Caicedo La vida perfecta o la soledad disfrazada de perfección. Pareciera que, para la mujer, la vida de cuento de hadas casi siempre está acompañada de largos suspiros mirando al infinito, con nada más que vacío a su lado. Eso se hace evidente en numerosas producciones que exploran la zozobra de la apariencia, para después explotar en mil pedazos, como una olla a presión que no resiste más. Swallow, de 2019, es una película en la que la belleza femenina contrasta con la frialdad de los espacios. Hunter, una joven casada con el heredero de una fortuna, pasa los días aislada en su lujosa casa, mientras espera la hora de la cena para ver a su marido. Al quedar embarazada, podría haber cumplido con todas las metas que se esperan de una esposa tradicional, sin embargo, esto desencadena en ella una manía: tragar elementos no comestibles, como tachuelas, pilas o clips, para sentirse poderosa.  Carlo Mirabella-Davis es el director de esta cinta estadounidense, la primera que dirige