Ir al contenido principal

La vista a la mitad de la caída

“Creo que hay personas que te ayudan a convertirte en quien terminas siendo y puedes estar agradecido, aunque no sigan siendo parte de tu vida para siempre”, B. H.


Por Carlos Wílmar López R. 

Quién se iba a imaginar que una serie sobre un caballo animado iba a ser una de las más humanas de los últimos tiempos… 

Bojack Horseman es una obra maestra de la animación para adultos, con una historia profunda, devastadora, crítica y tremendamente triste. Original de la plataforma digital Netflix, la serie fue creada por Raphael Bob-Waksberg, con base en los dibujos de Lisa Hanawalt, y fue estrenada en el 2014. Cuenta con 6 temporadas, la última de las cuales se dividió en 2 partes, en un cierre majestuoso durante el año 2020. 

En un universo donde los animales conservan las características principales de su especie, pero se comportan e interactúan como humanos, Bojack Horseman es una antigua estrella de la televisión venida a menos; es un caballo solitario, egocéntrico, adicto al alcohol y a las drogas, que está en una permanente búsqueda de la satisfacción personal, a través de la recuperación de la gloria que tuvo en la década del 90, cuando protagonizaba una comedia familiar y, aparentemente, era querido por todos.  

Durante su primera temporada la serie plantea una acertada sátira al mundo de Hollywood y de los medios de comunicación actuales: la doble moral, la manipulación de la información y cómo la popularidad de una estrella está plagada de sinsentidos.  

Al verse así, podría pensarse que es una serie de nicho, incluso, algunos se sentirán aburridos con las tramas de los primeros capítulos, a pesar de esa cualidad innegable que demuestra para meter el dedo en la llaga y cuestionar con un humor negro a la sociedad contemporánea.  

No obstante, después de los primeros cuatro capítulos, una vez termina de plantear su universo, de establecer los personajes principales que acompañan a Bojack y cuando el espectador acepta las reglas del juego, la serie adquiere una nueva dimensión, en parte porque aborda temas como la culpa, la depresión, las adicciones, el suicidio, la política o el aborto con mucha seriedad, y evoluciona, pasa de ser una comedia inteligente a un drama con el que muchas personas podrán identificarse. 

Gran parte de ese éxito está cimentado en la excelente construcción de personajes, muchos de los cuales, a pesar de cumplir con un papel secundario, poseen historias interesantes, capaces de sostener episodios enteros. Cada uno tiene un trasfondo, no reaccionan por el poder del guion, sino que cada comportamiento es coherente con las motivaciones, con las creencias, el pasado o el entorno que los define. Explicar la psicología de uno solo de ellos bastaría para llenar una decena de páginas. 

En cada temporada hay episodios que merecen su propia reseña, tanto por su apartado técnico, como por su profundidad narrativa, desde un capítulo silente, pasando por un monólogo de 20 minutos, por una fantástica parodia del cine negro hasta una oda a la vida misma por medio de una visión cruda de la muerte.  

Bojack Horseman no es una serie fácil de ver, ni tiene el humor de Los Simpson o Padre de Familia, porque es más real y, a diferencia de cualquiera de sus predecesoras, permite que sus personajes evolucionen y crezcan, a partir de la comprensión de que sus acciones tienen consecuencias. Aprenden que las caídas o, incluso, los sueños alcanzados son solo un paso más, la vida sigue, sin dar tregua y no se queda con nada de nadie, está lista para pasar su cuenta de cobro cuando menos se le espera.  

Técnicamente se trata de una serie perfecta, que aprovecha cada fotograma para narrar y aportar algo al desarrollo de la historia o hacer alguna referencia divertida. A su vez, la música, incluidas las canciones de los créditos, sobresale en la construcción de esas atmósferas melancólicas que predominan en la mayoría de los episodios.  

Ver Bojack Horseman es como ir en un viaje que, al terminar, deja un inmenso vacío, donde solo queda el silencio que precede a la nostalgia de saber que para bien o para mal la vida continúa.  


Comentarios

wallyihnat dijo…
casino.guru: online slots, casino games, real money, jackpots - Dr
online 충청북도 출장샵 slots, casino games, real money, 안산 출장안마 jackpots. Find the best online slots on DrmCD. 동해 출장안마 Play the best real money 군산 출장안마 games, casino games, 서울특별 출장안마 real money, jackpots.

Entradas más populares de este blog

Las 3 mejores canciones de Suicide Squad

Número 1: Bohemian Rhapsody.  Jamás sale en la película, pero fue la que nos emocionó durante los avances. Ver aparecer a cada uno de los supervillanos, al ritmo de la introducción a capela de la canción de Queen, eriza la piel. Lástima que solo haya sido eso.  Número 2: Sucker for Pain  es una canción hecha para la banda sonora que aparece en los créditos finales de la cinta. La combinación de rap con rock alternativo va muy bien con este equipo de antihéroes. Número 3: You Don't Own Me. Se escucha de fondo en una de las escenas introductorias de la sensual Harley Quinn. El ritmo y la forma en que es utilizada refleja muy bien su personalidad sicótica, una de las pocas que resalta en la cinta.

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo. ¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos? Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center. Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película. La primera característica que salta a la vista desde el pri

Gladiadores con raqueta

Cambiar la historia del tenis era la misión de Björn Borg y John McEnroe, cuando llegaron al campeonato de Wimbledon, en 1980. Si ganaba, el primero alcanzaría ese título por quinta vez consecutiva, todo un hito para su carrera deportiva, en la que ya ostentaba el puesto número 1 del ránking de la época, con tan solo 24 años. Por su parte, McEnroe, la estrella en ascenso, llegaba con la misión de obtener por primera vez la copa de ese torneo, y era visto por la prensa especializada y el público como el único capaz de arrebatarle la gloria a su rival sueco. Ese camino, desde su aterrizaje en Londres, hasta el partido final, recordado como uno de los más sublimes de la historia del tenis, es enmarcado por el director Janus Metz, en la cinta Borg-McEnroe, un thriller que traslada el suspenso a la cancha, y que convierte a ambos deportistas en personajes merecedores de una historia en pantalla grande. ‘El Hielo’ y ‘El Fuego’, como fueron llamados en distintos medios de c