Ir al contenido principal

Compartir el mismo cielo




Por Carlos López.


“¿Nunca has sentido que acabas de pasar un día increíble, pero luego llegas a casa cansado y deprimido?”, Aftersun.


Imagina por un momento poder ingresar a un recuerdo, poder revisar aquellas experiencias que tuviste cuando apenas empezabas a conocer el mundo, cuando no había preocupaciones en el horizonte y el único afán era poder divertirse antes de que llegara la noche. Piensa en eso que compartiste con tus seres queridos durante un viaje, esas vacaciones que te marcaron para el resto de tu vida. Ahora, al ver con los ojos de la nostalgia te percatas de que en realidad había personas dispuestas a darlo todo por ti, sin revelarte las afugias que debían pasar para conseguirlo. Entenderás cuánto les dolía la incapacidad de cumplir con tus deseos más superficiales, pero, sobre todo, te darás cuenta que no siempre hay un mañana y que quizás todos los días se vive por última vez. Aftersun, ópera prima de la directora británica Charlotte Wells, cuenta la historia de Sophie, de 11 años, y de Calum, de 31, padre e hija que pasan una semana de vacaciones de verano en un hotel todo incluido de la costa de Turquía. Él es un hombre divertido, amoroso, que siempre piensa en protegerla y ser un buen amigo. Ella, entre tanto, está en la etapa del descubrimiento de las relaciones interpersonales, ya se siente algo atraída por otros chicos y es muy madura para su edad. Como no viven juntos, este viaje es una oportunidad para divertirse: nadan, juegan, bucean, cantan y bailan, mientras ella va registrando esos momentos en una videograbadora, cintas que la misma Sophie, pero ya mayor, está revisando en su presente; así queda establecido desde el inicio de la película. Eso es todo lo que pasa en lo que se puede denominar como la historia convencional de Aftersun, no obstante, muy hábilmente la directora nos introduce en un recuerdo personal, nos atrapa en una construcción no lineal y en la medida en que uno como espectador se deja seducir por esa propuesta y se identifica con los personajes entiende el conflicto por el que está atravesando Calum. El padre tiene problemas económicos, está frustrado, parece buscar en qué asirse para no dejarse atormentar por sus demonios internos, aunque, al mismo tiempo, cuando está delante de su hija aparenta estar bien. La Sophie de 11 años ignora lo que su padre está atravesando y esto permite que ambos sean felices en sus vacaciones cuando están juntos. No obstante, la Sophie mayor, la que está reviviendo el momento, descubre el dolor de su padre en cada escena, y esto es lo que hace que una premisa aparentemente simple sea sumamente emotiva, los últimos 20 minutos son desgarradores y capaces de llevar hasta las lágrimas. Aftersun, una de las mejores películas de 2022, está disponible en la plataforma Mubi, cuenta con las inolvidables actuaciones de Paul Mescal y Frankie Corio, en los papeles principales y está inspirada en la historia personal de la directora, quien logra una puesta en escena fascinante, poética, de composiciones creativas que juega con los reflejos y planos cortos para transmitir el aura de vivir en un recuerdo. Aunque Charlotte Wells solo había dirigido cortometrajes previamente, en esta cinta demuestra que tiene gran potencial para llevar a la gran pantalla secuencias visualmente poderosas y que solo con imágenes puede transmitir cómo una persona está cayendo sometida por las sombras de su propia vida, de ahí que el personaje de Calum tenga una fotografía diferente dependiendo del momento emocional en el que se encuentre. Sin embargo, en lo que más se destaca su papel, es cómo utilizó la música como elemento narrativo, las letras de canciones diegéticas -que escuchan y cantan los personajes- son vitales en momentos específicos de la historia para comprender qué está pasando y cómo lo están percibiendo los protagonistas, es algo magistral. Aftersun es una cinta introspectiva, contemplativa, lenta, mas no aburrida, es tierna, de silencios hermosos, secuencias oníricas y actuaciones naturales, para disfrutar en soledad, es como armar un rompecabezas emocional, para el cual hay que tener paciencia mientras se descubre que hay una gran maravilla oculta. Aftersun es una cinta introspectiva, contemplativa, lenta, mas no aburrida, es tierna, de silencios hermosos, secuencias oníricas y actuaciones naturales, para disfrutar en soledad, es como armar un rompecabezas emocional, para el cual hay que tener paciencia mientras se descubre que hay una gran maravilla oculta. 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

El despertar sexual femenino nominado al Oscar

Por Camila Caicedo. El afán por no convertirnos en la última en perder la virginidad es algo con lo que muchas nos identificamos y podemos recordar de nuestra adolescencia. El misterio por saber quién es el indicado, si la siguiente oportunidad será la definitiva o si somos muy anticuadas por no arriesgarnos es una bruma que envuelve a muchas mujeres, cuando se ve al sexo como una conquista para la madurez.  Esa búsqueda desesperada y cómica es el eje principal de My Year of Dicks , el cortometraje animado nominado al premio Oscar, dirigido por Sara Gunnarsdóttir y creado por Pamela Ribon, con base en su experiencia personal de encontrar la persona adecuada para tener relaciones sexuales por primera vez.  A través de cinco capítulos, que se ven fácil y agradablemente en 25 minutos, se presentan vivencias relacionadas con la traga, la decepción y los nervios de dar el siguiente paso que experimenta Pam, su protagonista, mientras interactúa con varios personajes, que incluso nos pueden l

La justificación de la maldad

En el año en el que los fanáticos de las películas de superhéroes esperaban el cierre del Universo Cinematográfico de Marvel, una película con diez veces menos presupuesto ratificó que la esencia del cine está en el contar una buena historia, más allá de cualquier consideración técnica o despliegue millonario: el Joker. Por una rara enfermedad, Arthur Fleck no puede parar de reír, lo que podría considerarse como una gran ventaja para alguien que trabaja como payaso. Sin embargo, su risa no es de alegría es un lamento por una vida donde solo ha primado el dolor y la tragedia.  Responsable de una madre enferma, sin una figura paterna de referente, atrapado en un trabajo donde nadie lo toma en serio, víctima de la crueldad de los indolentes, Arthur se aferra a la cordura a través del servicio de beneficencia pública donde encuentra alguien que lo escucha y lo medica, mientras en su vida diaria solo sueña con llegar a ser un cómico famoso capaz de hacer feliz a los demás. 

Cuando el realismo mágico se toma la pantalla

Para evitar el desalojo injusto de la pensión en la que habita, un grupo de inquilinos se une en una misión quijotesca: irse, abandonar el predio, aceptar el desahucio pero con la casa a cuestas. Siguiendo el ejemplo del caracol, demostrarán que, aunque muchas veces las batallas están perdidas de ante mano, lo más importante es dar la pelea para mantener con vida lo más sublime del espíritu humano: la dignidad. Catalogada como una de las mejores películas colombianas de todos los tiempos, La Estrategia del Caracol es una historia entrañable, que atrapa, gracias a un guión construido con la destreza de un artesano, pues no deja vacíos en su concepción, tanto así, que los detalles reflejan aquello que hizo inmortal a la literatura del nieto del coronel de Aracataca: el realismo mágico. La cinta, que fue rodada en 1993, está impregnada de eso, de la fabulosa realidad colombiana. Un niño, que intuyendo su muerte, se la pasa conversando solo, alejado de los demás, sin jugar,