Ir al contenido principal

Robin Williams: Un reencuentro desafortunado con el héroe infantil






Dice el viejo adagio popular que todo muerto es bueno, quizás, porque en medio de la tristeza, familiares o amigos tratamos de magnificar los valores, talentos, alegrías o los recuerdos vividos al lado de aquel que debemos despedir para siempre.

Pero cuando evitamos caer en las trampas de la nostalgia, y logramos recordar -dejando a un lado los sentimientos- podemos llegar a entender que, muchas veces, solo estamos tratando de revivir una pequeña alegría o manifestando inconscientemente un sentimiento de culpa por no haber compartido o valorado lo suficiente a esa persona.

Aunque a veces, también llega el desencanto, los hechos concretos nos ayudan a bajar del pedestal a quien veíamos casi perfecto.


Pues bien, eso justamente me pasó con Robin Williams, luego de volver a ver algunas de sus películas. Mi infancia -vivida en la década del 90'- recibió un golpe letal y siento que el hombre de sonrisa amplía y ojos vivaces solo era un espejismo, un personaje que reaparecía en cada película.



Hook, el regreso del Capitán Garfio (1991)

Director: Steven Spielberg


“Peter Banning (Robin Williams) es un afamado abogado que solo vive para su profesión. Sin embargo, cuando sus hijos son secuestrados, se entera de que en realidad es Peter Pan y, que para poder rescatarlos, debe enfrentarse a su archienemigo el temible Capitán Garfio (Dustin Hoffman). En el País de Nunca Jamás, con la ayuda de Campanita (Julia Roberts) y la pandilla de Niños Perdidos, debe recuperar la magia de su corazón y así poder rescatar a su familia”.

Cualquiera podrá pensar que Williams era el actor ideal para interpretar al niño que no quería crecer, por su carácter simpático y jovial, que hasta podría catalogarse de inmaduro. Pero en Hook no logra convencer, porque precisamente el personaje era todo lo contrario, y es que el guión plantea una segunda parte de la historia original donde Pan se ha olvidado de volar, de Campanita y del País de Nunca Jamás, y eso no lo muestra Williams.

A pesar de un par de escenas, donde el director intenta mostrar una carga dramática en la relación que Banning sostiene con su esposa y sus hijos, no hay tal choque de emociones, ya que Williams se ve en la pantalla como un padre afectuoso y entregado -por más que finja trabajar, alce la voz y frunza el ceño-, es más, desde los primeros minutos el espectador puede advertir cuál va ser la lección que aprenderá el personaje.

e la película vale la pena destacar la actuación de Dustin Hoffman quien sabe evidenciar el dilema de Garfio al darse cuenta que no podrá tener su gran guerra porque el único enemigo digno ha perdido el valor para enfrentarlo.


Para olvidar la actuación de Julia Roberts como Campanita, que le mereció una nominación a los premios Razzie -que se le otorgan a lo peor del cine-, aunque se ve opacada por la falta de carisma de los Niños Perdidos que, en lugar de ser entrañables, resultan detestables.

Jumanji (1995)Director: Joe Johnston

“Alan Parrish queda atrapado en la jungla durante 25 años por un juego de mesa mágico muy antiguo llamado Jumanji. Cuando, por fin, es liberado por dos niños, debe tratar de sobrevivir ante una serie de acontecimientos fantásticos. Una aventura extraordinaria que solo podrá culminar en el momento en que alguien gane el juego”.

Si Peter Pan era el niño que no quería crecer, a Alan Parrish le tocó crecer a las malas. A sus escasos 11 años, se vio obligado a vivir entre fieras, a cazar leones, a huir de cazadores y a pelear contra anacondas, pero nada de eso cambió la expresión en el rostro del actor, ni siquiera el conflicto planteado entre Alan y su padre generó un gestó dramático. Es más, ni con el aspecto de cavernícola se vio rudo. 

Pero bueno, digamos que eso y las inconsistencias del guión son permitidas por tratarse de una comedia familiar, entretenida y ligera, que bien se puede preferir en una tarde de domingo lluvioso.

Para detestar las tramas alternas de la película, como los monos dañinos, el policía que quiere reivindicarse o la tía de los niños, que no aportan y en lugar de ser divertidas le quitan ritmo.


Buenos días Vietnam (1987)

Director: Barry Levinson

“Durante la Guerra de Vietnam, Adrian Cronauer (Robin Williams), un disc-jockey de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, llega a Saigón para entretener a los soldados desplegados en Vietnam. Al principio todo es diversión, pero poco a poco los jefes se darán cuenta de que sus comentarios acerca de la guerra no son políticamente correctos. Entonces deciden expulsarlo y enviarlo de nuevo a su hogar, mientras que en la radio están compañeros que no dan la talla y no gustan tanto como él”.

No todo podía ser tan malo. Buenos Días Vietnam es una película entretenida, políticamente incorrecta; donde Williams evidencia su pasado como comediante y se apropia de la pantalla y del micrófono de la emisora para generar decenas de personajes y contar chistes divertidos que atacan al sistema de la época.


Quizás Cronauer es su más auténtica interpretación, pero William no necesitaba esforzarse para improvisar y ejecutar sus irreverencias. Es más me atrevo a decir que, con el paso del tiempo uno entiende que es el mismo personaje, con pequeñas variaciones, con el que se repitió en sus demás cintas.

Pero bueno, igual se ganó el Globo de Oro como mejor actor de comedia, aunque también es una lástima que la película se haya quedado tan corta al momento de explorar profundamente los dramas que se generan alrededor del conflicto central. El desenlace es bueno, pero hubiera dado para mucho más. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El hombre callado

“Cuídense del hombre callado, porque mientras otros hablan, él escucha; mientras otros actúan, él planea, y cuando ellos finalmente descansan, él ataca”, Anónimo.
¿Cuánto poder pueden tener los vicepresidentes? y ¿Qué tan responsables son de lo que sucede en sus gobiernos?
Dick Cheney fue el 46º vicepresidente de Estados Unidos, compañero de fórmula de George W Bush, y uno de los estrategas republicanos más influyentes de los últimos tiempos, quien a pesar de no tener una figura visible en los medios de comunicación, sí estuvo detrás de muchas de las acciones más recordadas del gobierno que vio caer el World Trade Center.
Adam McKay, el director conocido por su excelente uso del sarcasmo y su gusto por desvelar escándalos, se le midió a sacarlo del anonimato y presentar su ascenso al poder y lado más oscuro, en el drama político Vice, que aspira a ocho premios Óscar, entre ellos Mejor Película.
La primera característica que salta a la vista desde el principio, y que ha sido muy comentada …

La gracia de la desgracia

Muchos deseos son imposibles de contener, como si dentro de nuestro cuerpo calmado, de nuestras palabras serenas, y de nuestra actitud paciente, se albergara una persona distinta, que cuando quiere algo lo reclama, sin importar las circunstancias, consecuencias o la situación en la que se encuentre.

Igualmente, dentro de cada uno, vive alguien que es capaz de reírse de las desgracias ajenas, de ver humor en la tragedia, en el peligro y en la vida complicada de quienes despiertan su sed de venganza, antes de abrir los ojos.

Y al final, existe otro tipo de mente, que es quizá la más escasa, pues su dueño tiene la capacidad de unir esos elementos perversos, y crear un guión que conquiste las salas de cine, sin la necesidad de recurrir a finales felices o a historias de superación.

Ese último individuo es Damián Szifron, el director argentino que de la mano de seis historias dramáticas, generó risas culpables y buenas críticas del público atraído por un título simple: Relatos Salvajes.

Ricard…

Cicatrices compartidas I: Javier Bardem

Ponerle un nuevo rostro a un ícono pareciera el desafío más grande de un cineasta. Cambiar la idea sobre un personaje, la imagen mental de un nombre y crearle una mirada diferente a un mismo vestido, dándole una personalidad definida, pero similar a la que se supone es suya, convirtiéndolo en un ente más radical, cercano a la muerte y a su disfrute.

Javier Bardem, el actor español ganador de un Oscar a Mejor Actor de Reparto, ya se ha acercado a esa muerte, la ha gozado y reclamado. La ha tenido tan cerca como la brisa que mueve las hojas o como el oxígeno comprimido que atraviesa una frente.

Ha cambiado de rostro y peinado, sin temor a transformarse en un villano despiadado, en el rival del agente secreto más famoso del mundo y en un hombre que atrae el caos a su paso sin ningún remordimiento.

Le ha dado vida al cerebro que desea dejar de pensar, que solo razona sobre la libertad y el trauma de caer en la superficie adentrándose en la profundidad de los problemas existenciales de quien …